Protocolo deportivo: Rusia 2018

La final del Campeonato del Mundo de Fútbol (el Mundial) de Rusia 2018, ha dejado unas cuantas “perlas” desde el punto de vista del protocolo deportivo, que en algún caso ha alcanzado a las redes sociales, incluso, a la mayoría de los medios de comunicación generalistas y deportivos, generándose amplios debates acerca de algunas situaciones. Si el presidente francés, Emmanuel Macron, no debiera haber celebrado como lo hizo los goles que dieron la victoria a su selección; si la presidenta croata, Kolinda Grabar, no tendría que haberse puesto la camiseta de su equipo, ni tampoco celebrar los goles; si el presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA, entidad organizadora de este acontecimiento), Gianni Infantino, debería estar a la izquierda y no a la derecha del presidente ruso, Vladimir Putin, en los palcos de la inauguración y la clausura; si habría que tener preparado un “plan B” en caso de lluvia fuerte a la hora de la entrega de los trofeos (como ocurrió); por qué no llegaron a tiempo los paraguas; cómo es posible que cuatro miembros del grupo musical feminista ruso Pussy Riots burlaran la seguridad y saltaran como espontáneas en mitad del partido final, etc. Son algunas de las preguntas o reflexiones que muchos se han hecho al respecto. Ha habido más situaciones de interés y en relación al protocolo estricto, hemos de decir que quizá para mi lo más relevante ha sido la estrategia de doble falsa presidencia en los palcos a los que acudía el Presidente ruso, o la no cesión del puesto 1 por el Presidente de la FIFA o su delegado aún cuando asistieran personalidades del máximo nivel.

protocolo deportivo

La selección francesa en el podido donde recibió la Copa del Mundial Rusia 2018, tras vencer a Croacia por 4 goles a 2, en Moscú.

El Mundial se celebró entre el 14 de junio y el 15 de julio. Se inauguró (y clausuró) en el histórico estadio Luzhniki de Moscú, tras una breve, sencilla y defraudante ceremonia que en mi modesta opinión no estuvo a la altura de las circunstancias, y el posterior partido entre Rusia y Arabia Saudí. Presidió y ocupó el puesto número 1 del palco de honor y principal (solo siete butacas), tanto en la inauguración como en la clausura, el Jefe de Estado anfitrión (de sede), el Presidente ruso, cortesía habitual en los grandes eventos deportivos que organiza el Comité Olímpico Internacional (COI) y las federaciones internacionales (también las nacionales y regionales). El Presidente de la FIFA (anfitrión de la competición deportiva) se situó a su derecha, en el puesto 2. Y el resto de los cinco sillones se distribuyeron con diferentes representantes en función de las selecciones que competían en la inauguración (Rusia-Arabia Saudí) y en la clausura (Francia-Croacia).

protocolo deportivo

Protocolo del palco en el partido inaugural, entre Rusia y Arabia Saudí.

protocolo deportivo

Intervención del Presidente Ruso desde un atril situado en el extremo del palco, en la ceremonia de inauguración. Tras él intervendría el Presidente de la FIFA.

protocolo deportivo

La intervención del Presidente ruso desde otro ángulo.

Tras el espectáculo artístico, vinieron las intervenciones, y en este orden del Presidente de Rusia y después del Presidente de la FIFA. No puede compararse con el orden seguido en la inauguración de unos Juegos Olímpicos, pues son situaciones diferentes. En los JJ.OO. el Jefe del Estado anfitrión habla el último, pero sólo para pronunciar la frase escrita de “Declaro abiertos los Juegos Olímpic os de… celebrando la … Olimpiada de la era moderna”. En este caso, Putin daba la bienvenida en forma de breve discurso. Ver más del espectáculo inicial de la inauguración.

protocolo deportivo

En la Ceremonia de inauguración el protagonista del show fue el cantantes Robbie Williams y la soprano Aida Garifullina. En otros momentos, los jugadores ganadores de mundial, como Iker Casillas y Ronaldo Nazario, así como la embajadora del mundial, Victoria Lopireva, coparon potros momentos de protagonismo.

Palcos: “Falsa doble presidencia”

En cualquier caso, el Presidente de FIFA siempre estaba entre los representantes máximos institucionales de las selecciones que se enfrentaban. Así, en el partido inaugural el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, ocupó el puesto número 4, a la derecha del Presidente de FIFA, que se quedaba entre el Presidente ruso (que presidía) y el Heredero árabe. Se prefirió no darle el puesto 3, para potenciar la relevancia de su presencia. Obviamente, dentro del espíritu del deporte de alta competición, tiene “mayor reconocimiento” estar a la derecha del Presidente de la Federación, que a la izquierda del Jefe del Estado. Y desde el punto de vista estrictamente deportivo, parece más lógico que el representante de FIFA se quede entre los máximos representantes de los países que se enfrentaban en el partido. De forma seguramente muy pretendida, se conseguía un perfecto equilibrio, al conseguir proyectar una dualidad mediante una especie de falsa doble presidencia: dos presidencias, la institucional (Putin) y la deportiva (Infantino).

protocolo deportivo

Imagen del palco el día de la final.

Palco de la final

Una solución similar se produjo en el partido de la final, aunque al no ser Rusia una de las selecciones que competían, no se visualizaba con tanta claridad, pero nos aporta otra situación interesante. Presidió en el número 1, el Presidente ruso. En el dos, el Presidente FIFA, y a ambos lados los presidentes de Croacia y Francia por su orden (antigüedad en el ejercicio del cargo), de tal forma que la Presidenta de Croacia ocupó el puesto 3 (lleva en el cargo desde febrero de 2015) y el 4 el Presidente francés (en el cargo desde mayo de 2017). Ambos jefes de Estado al lado de sus consortes y cerrando la fila los presidentes de sus respectivas federaciones.

protocolo deportivo

Palco del partido entre Rusia y España. Presidente el Presidente de la Fifa, a su derecha el Rey de España (que a su lado tiene al Presidente de la Federación Española y en el extremo al Ministro de Cultura y Deporte de España) y a su izquierda el Presidente del Gobierno ruso.

protocolo deportivo

El palco desde otra perspectiva.

El palco del partido España-Rusia

Si el Presidente ruso no acudía al palco, era el Presidente de la FIFA quien presidía, como ocurrió en el partido España-Rusia, en el que el Rey de España se situó en el puesto 2, y el Presidente del Gobierno Federal de Rusia, Dmitri Medvédev, lo hizo en el puesto 3. En el lado del Rey seguía el Presidente de la Federación Española de Fútbol y el Ministro de Cultura y Deporte, José Guirao. Y similar por la otra parte de la fila principal del palco. Ese fue el criterio seguido por la FIFA para la primera fila del palco, haciendo un correcto equilibrio entre representantes institucionales del máximo nivel y las autoridades federativas.

Los símbolos FIFA y otras banderas

De acuerdo al Reglamento aprobado para la Copa Mundial FIFA 2018 en todos los partidos de la fase final de la competición, se izaron en los estadios la bandera de la FIFA, la de Rusia y las de las dos federaciones participantes. La bandera Fair Play de la FIFA y la de la ONU ondearon también en el estadio de tal forma que se distinguiera con claridad desde el palco de honor.

El himno de la FIFA se interpretó siempre mientras las selecciones entraban al terreno de juego; a continuación, se escucharon los himnos nacionales de las dos selecciones. Las federaciones miembro participantes tuvieron que enviar previamente a la FIFA un CD de su himno nacional (duración máxima: 90 segundos; sin letra).

El protocolo al inicio del partido el habitual en encuentros internacionales. Salida de los árbitros y jueces de línea, seguidos de los jugadores de ambas selecciones, sonando de fondo el himno de la FIFA. Alineados todos ellos en paralelo a la banda y mirando hacia la tribuna, se disponían los árbitros en el centro, a su derecha la selección que ejercía de “local” y a su izquerda la que asumía la de “visitante”. Es decir, si el partido venía señalado como Francia-Croacia, Francia se quedaba a la derecha de los jueces y Croacia a la izquierda, mientras se interpretaban los himnos siguiendo el orden de la designación, es decir los galos primero y los ex soviéticos después. Detrás de todos ellos las banderas extendidas sobre cada medio campo (Francia en el lado de los franceses y Croacia tras los croatas). En el centro del Campo el símbolo de la Copa del Mundial. Flanqueando a los jugadores las dos banderas FIFA, y por delante de ellos un rótulo acertado en inglés: THE FINAL. Todo esto, aplicado de igual forma en todos los partidos (salvo lo alusivo a la Final), puede verse en la siguiente imagen:

protocolo deportivo

Protocolo para el inicio del partido de la final y similar para todos los encuentros.

¿Presidentes exaltados en el palco?

Las redes sociales y los medios de comunicación en general se hicieron eco de forma notable de la forma de celebrar los goles diferentes representantes institucionales en los partidos, pero especialmente de los Presidentes de Croacia y Francia, en el partido de la final. Las fotos hablan por sí solas.

protocolo deportivo

El Presidente francés celebra el gol de su selección, mientras se lamenta la Presidenta de Croacia. Entre ambos, el Presidente Ruso y el Presidente de la FIFA. Momento de celebración para el galo.

protocolo deportivo

La Presidenta de Croacia celebrando el gol de su selección. Lleva la camiseta de su país, al igual que el pantalón blanco, y cuando llegó iba enfudada en una chaqueta roja. Simbología total y furor en la celebración.

No voy a entrar en profundidad si es correcto o no lo que hicieron ambos. Creo que es normal que los presidentes celebren los goles (representan a un país que vibra en ese momento), pero también es evidente que deben de hacerlo con moderación y cortesía. No son holigans. Quedarse quietos o en silencio como si no pasara nada no sería acertado de cara a su “galería”, pues los ciudadanos quieren ver a sus representantes celebrándolo también. Y al fin y al cabo el deporte es también una fiesta, donde es importante vivirlo con cierta pasión, pero también con el respeto propio del lugar en donde te encuentras.

De cualquier forma que cada uno extraiga sus conclusiones, pero si el Presidente francés se extralimitó en sus gestos de celebración (además llevaba un traje azul y camsa blanca, muy a tono con la bandera francesa, pero más discreto que su colega), la Presidenta croata no se quedó corta al llevar puesta la camiseta de su país en un palco que en cuestión de etiqueta voló por los aires (sin chaqueta, camisa y corbata unos, camisa y sin corbata otros…). Kolinda Grabar-Kitarovic optó por lucir la camiseta de la selección y mantener los colores en toda su vestimenta: pantalón blanco y chaqueta roja para alentar a su equipo. “Ese parece haber sido su “talismán” de la suerte durante todo el mundial y no era momento para cambiarlo”, recogen diferentes medios.

protocolo deportivo

Rivalidad de la sana entre ambos presidentes, aunque exultantes a la hora de celebrar sus goles. En esta imagen, a la llegada al palco ambos presidentes aún llevaban sus chaquetas azul y roja.

En fin, como las imágenes hablan por sí solas no voy a profundizar en el tema, salvo insistir en que estos representantes deben contener sus explosiones de emotividad, sus gestos, su indumentaria y celebrar los goles con moderación y respeto. El palco lo exige. Si desean vivirlo y celebrarlo como aficionados anónimos quizá debieran pedir otro lugar en el estadio.

Putin en cambio mantuvo su posición institucional en el partido de su selección contra Arabia Saudí, en la inauguración, a la que Rusia endosó cinco goles. Incluso con varios gestos llegó a disculparse por el primer gol, que vino tras un absurdo resbalón del defensda árabe.

protocolo deportivo

La fuerte lluvió deslució totalmente la ceremonia de premiación. No hubo Plan B, ni capacidad de reacción a tiempo. Los presidentes terminaron totalmente empapados.

 

protocolo deportivo

Los ganadores tras recibir la Copa del Mundial. Las autoridades corrieron a buen cobijo de la lluvia.

El diluvio en la entrega de trofeos

Si de lo que más hablaron los medios y las redes fue de lo comentado en los párrafos anteriores, personalmente lo que más me resultó impresentable es que la entrega de trofeos se celebrara en el propio campo, bajo un “diluvio”, y sin posibilidad de guarecerse de la impresionante mojadura que pillaron las autoridades institucionales que entregaban los premios. Los deportistas todavía están acostumbrados a sufrir bajo el agua, pero ver cómo se empapaban los presidentes (incluso las azafatas) no fue la mejor imagen de este Mundial, por divertida que pareciera la secuencia (y, además, ¡la imagen de cierre después de un mes de competición!). Entre esto y las cuatro espontáneos (miembros del grupo de activistas y música punk Rusia Pussy Riot) vestidos de uniforme policial que saltaron al campo en pleno partido y pudieran hasta chocar sus manos con los jugadores, los organizadores se “han lucido” (¿cómo es posible un fallo tan importante de seguridad en un cita tan relevante?). Sus segundos de gloria que paró un partido del mundial y nada menos que la final, les valió 15 días de cárcel.

protocolo deportivo

Espontáneos al campo. ¿Cómo se saltaron la seguridad? Un fallo que junto a la ceremonia de premiación deja una mala imagen de la organización.

protocolo deportivo

La seguridad se tuvo que emplear a fondo…

Con los sofisticados sistemas que hoy existen para determinar en qué segundo va a llover, parece increíble que ocurriera aquello. Ni plan B, ni paraguas a tiempo, ni … nada de nada. Impresentable. Esto sí que es imperdonable para los organizadores del Mundial. A Putin algún escolta le protegió más o menos a tiempo con un paraguas (aunque no se libró de la mojadura); el resto tardaron tantos minutos en ser cubiertos que cuando lo hicieron ya daba igual pues estaban tan mojados que parecían salir de una piscina. Es inconcebible que ocurra en el evento deportivo más visto del mundo, después de los Juegos Olímpicos.

Por lo menos que los paraguas estuvieran preparados ante la segura lluvia que se avecinaba… Pero el resto de paraguas llegaron prácticamente cuando finalizaba la ceremonia. Y estaban ya tan empapados que daba igual.

protocolo deportivo

La Copa original y que siempre se queda la FIFA (que da una réplica de imitación a los ganadores), fue depositada en el estadio el día de la inauguración por el portero español Iker Casillas, capitán de la selección española que en 2010 ganó el Mundial. Le acompaña la modelo rusa Natalia Vodianova, embajadora de su ciudad natal, Nizhny Novgorod para la Copa del Mundo.

Trofeos

Por cierto, para los curiosos, las cuatro selecciones finalistas reciben diploma, y el campeón, subcampeón y tercero, un total de 50 medallas de oro, plata y bronce respectivamente (aunque sólo se impongan a jugadores y entrenador). Además el ganador recibe la Copa Mundial de la FIFA, que seguirá siendo propiedad de esta Federación internacional, por lo que la selección tuvo que devolverla antes de marcharse de Rusia. Mide 36,8 cm de alto y pesa 6,175 kg (5 de ellos de oro). En la base están grabados los nombres de los países que han sido campeones del mundo desde 1974 en que se fabricó esta Copa que sustituyó al anterior Trofeo Jules Rimet (Alemania, Argentina, Italia, Brasil, Francia y España).

protocolo deportivo

El presidente de Francia y su homónima de Croacia, acariciaron la copa antes de entregarla a los jugadores, cuestión hasta ahora muy prohibida.

Una copa que por cierto no puede tocar nadie sin guantes –según el protocolo de la costumbre- salvo quienes la hayan conquistado, el Presidente de FIFA y el Jefe de Estado anfitrión (en la ceremonia de Moscú, este precepto se incumplió con las excesivas caricias de los Jefes de Estado de Francia y Croacia). En contra de los que muchos creen, la Copa del Mundial no queda en propiedad de selección alguna triunfadora, aunque ganen tres mundiales como se piensa. Eso lo modificó en 1974 la FIFA, después de que el Mundial de 1970 lo ganase Brasil por tercera vez y se quedara con el Trofeo que entonces era la Copa Jules Rimet. Una vez que la selección ganadora la devuelve recibe el “Trofeo de los Campeones” que es una réplica de la Copa.

protocolo deportivo

El Balón de Oro y el mejor jugador jóven recibieron sus distinciones antes de la entrega de la copa.

protocolo deportivo

El presidente ruso Putin fue el encargado de entregar el Balón de Oro a Modrict, de Croacia.

protocolo deportivo

Entrega del trofeo al mejor jugador juvenil. Muy cariñosos los presidentes de Francia y Croacia, pero especialmente ella que practicamente abrazó a todos los jugadores, los de su equipo y los del rival. Personalmente no me gustó que fuera tan “pegajosa”, pero la prensa mundial ensalzó su actitud. No obstante, es un error grave de cortesía acudir al podio de premiación con la camiseta de su país.

Igualmente, en el acto de premiación se entregaron el Balón de Oro al mejor jugador del Mundial (Modric, Croacia), y el trofeo al mejor jugador juvenil (Mbappé, Francia). No se entregaron en la ceremonia de Moscú, por no estar presentes, pero la FIFA otorgó, también, los siguientes premios: Bota de Oro (Kane, Inglaterra), Guante de Oro (Courtois, Bélgica) y Trofeo Fair Play (Selección de España).

Y para finalizar nuestra sincera felic itación a la selección francesa y a todos los franceses, que llenaron sus calles, como el caso de París, para celebrarlo.

protocolo deportivo

Cientos de miles de personas en los Campos Elíseos en París salieron a celebrar el triunfo de su selección.

Y felicidades a los croatas por su meritorio subcampeonato.

protocolo deportivo

Los jugadores de Croacia hicieron su foto celebrando el subcampeonato tras recibir la medalla de plata.

Leave a Comment.