Adiós 2020 que deja el nuevo protocolo’20

Se va, por fin, 2020. Jadeante, pero se va. Con ciertas dudas llega 2021 sobre si será igual, mejor o peor. Ha de confiarse que al menos se vaya lo malo y nos traiga la devolución integral de nuestras vidas, esperanzas, ilusiones, proyectos y trabajo. A unas horas del final de un año que parecía en su inicio redondo, las aristas creadas todavía nos arañan y deja en el sentir colectivo pérdidas de seres queridos, sufrimientos y angustias y desplome general en lo económico, social y relacional, entre otros. Sí, se va un año que nunca debió existir. Pero se va. Queda la esperanza, como cada fin de año, que el siguiente será mejor. Eso queremos creer y lo trasladamos a quienes lean este último artículo de un año de pandemia cuyas consecuencias preferimos no recordar. Dejo al sentimiento improvisado lo que pueda pensar mientras una a una tomo las uvas de la suerte, esa costumbre tan española como motivadora. Para quienes trabajamos en el sector de protocolo y eventos, este curso que acaba nos ha traído sentimientos encontrados. Por una parte, miles (sí, miles) de colegas de agencias y empresas de organización han pasado al ERTE o sencillamente se han quedado sin trabajo. Por otra, hemos observado la capacidad de reinvención y hemos asistido a un importante repunte de la necesidad de profesionales de protocolo con su creatividad organizadora.

Protocolo'20

Acto institucional del Día de Aragón, 23 de abril de 2020, promovido por el gobierno autonómico y Cortes de Aragón. El primer evento institucional presencial en pandemia celebrado en España y en nuestra modesta opinión el mejor acto oficial durante la crisis de 2020 y que ha servido de referencia a la profesión.

Continúe Leyendo…

Protocolo y eventos: unir, no dividir

El dicho dice “divide y vencerás”. Pero la misma frase tiene el riesgo de darse la vuelta: “Divide y serás vencido”. La triste pandemia que estamos atravesando en el mundo ha traído situaciones negativas para el sector de protocolo y eventos, pero también cosas buenas para la profesión, como el hecho de aglutinarnos en la distancia para poner en común inquietudes generales. Por eso han surgido foros de encuentro interesantes sin limitación geográfica, reencuentros de sectores distantes y se ha conseguido unificar más en 9 meses que en 30 años. El Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos fue el primero en dar ese paso el pasado mes de marzo, celebrando hasta ahora XVIII jornadas abiertas y por las que han pasado ya 2.179 personas. A esta iniciativa se han sumado también otras muy dignas e interesantes que aplaudimos. Sin embargo a raíz de estas felices noticias por lo que supone de unión, se han ido promoviendo otro tipo de convocatorias que no discutimos, pero que pueden dañar la imagen general de nuestra profesión Hemos entrado en una dinámica en donde el más osado se lanza a una especie de locura cuyos fines al menos nos genera dudas. Se anuncian foros y organizaciones universales, mundiales, intermundiales… Estamos ya esperando el encuentro sideral. Entrar en una carrera de este tipo, sin ánimo de favorecer la convergencia, es en mi modesta opinión una insensatez de quienes lo promueven, aparentemente ajenos al interés colectivo profesional o desconociendo la realidad de nuestro oficio, pareciendo responder más a intereses personales o “extraños” que conducen a la confusión. Continúe Leyendo…

Protocolo para la “no-copa de navidad”

En circunstancias normales, este mes que empieza de diciembre, sería caótico y especialmente trabajoso para los profesionales de protocolo y de eventos. Llega la Navidad, y con ella, la política de comidas o cenas institucionales, de empresa, regalos corporativos, cestas o lotes, felicitaciones, cabalgatas, recepciones reales para los niños y un largo etcétera. Pero, ¿qué hacer en estos tiempos de pandemia? El gobierno nos anuncia restricciones, las autonomías valoran hasta dónde llegar, las empresas no quieren hacer ostentación cuando tienen en su mente “estamos de luto y no conviene festividades” (no hay nada que celebrar, argumentan), ni acciones que se contrapongan con los graves problemas sociales que ha traído la pandemia. Las personas, conscientes del problema, procurarán restringir sus celebraciones en cuanto al número de personas… Llegan las felicitaciones de Navidad y no sabemos bien cómo manejarnos entre la “esperanza” y la realidad de una pandemia que será difícil olvidar. ¿Qué hacemos? Llega aquí un reto para los profesionales de protocolo y relaciones institucionales. ¿Entenderá la sociedad que la administración regale cestas de navidad a sus funcionarios, y las empresas a sus trabajadores cuando hay más de tres millones de personas en extrema pobreza? Difícil dilema, de aparente fácil solución pero que no es tan sencillo.

Esta mañana, los miembros del Comité Promotor del Observatorio de Profesionales de Protocolo y Eventos (OPPE) nos hemos reunido durante tres horas para hablar del tema y las soluciones no son sencillas, pero hemos llegado a la posible fácil conclusión de que este año debe ser diferente y necesariamente más imaginativo. Precisamente esta cuestión la vamos a someter al debate de este martes, 1 de diciembre, en la XVIII jornada. Más que nunca necesitamos la participación porque desde el Observatorio queremos hacer recomendaciones al respecto y es bueno saber lo que piensan los profesionales en general y especialmente ahora que necesitamos ideas compartidas que nos ayuden a afrontar este mes siempre complejo.

Continúe Leyendo…

Premios Princesa de Asturias, COVID frente a sentimiento

El mismo día que España marcaba el máximo número de personas que daban positivo de la COVID en todo el período de la pandemia, la Fundación Princesa de Asturias se enfrentaba al difícil reto de celebrar su ceremonia de entrega de los galardones que llevan el nombre de la heredera de la Corona, en un escenario diferente al habitual en Oviedo. El Hotel de las Reconquista y su salón Covadonga fue la alternativa al histórico Teatro Campoamor, que durante 39 ediciones albergó este evento. La falta de público, la severidad de las medidas sanitarias cumplidas a rajatabla, la ausencia de premiados importantes y la estrechez del espacio puso muy complicada la celebración de esta ceremonia, siempre fundamentada en la solemnidad y el sentimiento.

La Fundación buscó una alternativa que consideramos razonable, pero he echado de menos “cosas” que en tantas ediciones que he vivido no he sentido la mismas sensaciones. La situación, el guión y el espacio dejó en segundo lugar el sentimiento universal tan importante para este acto. La organización fue buena como siempre, pero algo no conectó con ese espíritu que tanto emociona en cada cita. Aunque sea imputable a la pandemia, hemos echado de menos los momentos que tan importantes eran para el que fuera su primer director, Graciano García: ver en el evento la imaginaria fotografía anual del reconocimiento a los esfuerzos de colectivos por lograr un mundo mejor, en convivencia y en paz.

Doy fe del extraordinario trabajo de los responsables de protocolo y del conjunto de personas que trabajan anualmente para hacer posible este evento, que desde el punto de vista protocolario ha sido casi impecable. Pero el resultado del guión, la escenografía y el espacio no han contribuido a una ceremonia que este año más que nunca debía mantener la solemnidad y la emoción que requiere, a sabiendas de que la sobriedad era necesaria. Pero solemnidad, reconocimiento y emoción no están reñidos con la austeridad y la sobriedad. Podrían haber convivido. Ni tan siquiera los preciosos discursos me han motivado, aunque fueron realmente magníficos. Continúe Leyendo…

Repensar los actos del día de la Fiesta Nacional

El Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos (OPPE) promueve para este martes, 6 de octubre, a las 18.00 horas, dos interesantes debates dentro de su XVI Jornada de Protocolo y Eventos relativos a la celebración de la Fiesta Nacional de España, cada 12 de octubre y sobre la creciente utilización de los símbolos oficiales de Estado con fines exclusivamente políticos. Ambos son del máximo interés y sus conclusiones serán relevantes para el estudio que en este sentido iniciará aquella entidad. Este artículo se centrará en la cuestión de la Fiesta Nacional, que este año por motivos sobradamente conocidos no se celebrará en su formato habitual (gran desfile militar en el Paseo de la Castellana y recepción oficial por el rey en el Palacio Real). Ya se sabía desde hace meses que el desfile tradicional no podría hacerse por la Covid-19 y desde entonces tanto el gobierno como la jefatura del Estado se han venido estudiando alternativas. La celebración (si podemos llamarlo así en estos tiempos), aunque no se conocen todavía todos los detalles, se centrará en el Patio de Armas de Palacio Real, donde se hará el ceremonial militar de izado de la bandera, homenaje a los caídos y un muy reducido desfile dentro del propio recinto. No más de 70 autoridades del máximo nivel estarán presentes y no habrá recepción en Palacio. La solución parece sensata y seguro que se vestirá de la máxima solemnidad, la que corresponde a una fecha singular que afecta a todos los españoles.

Aunque ya el pasado año aporté algunas reflexiones conforme a los actos de esta fiesta, quisiera de nuevo ahondar en la cuestión porque es una lástima que el Día de España se celebre principalmente con esos dos actos que no aportan sentimiento de país (al menos a la mayoría). No quiero decir con ello que se suprima el desfile militar, ni tampoco la recepción. Sencillamente señalo que el acto central debería diferente, más civil por supuesto, y que la celebración debiera extenderse al conjunto de las comunidades autónomas y ayuntamientos, en su mayoría muy ausentes cada 12 de octubre. Tan ágiles que son para poner la bandera oficial a media asta, no ocurre lo mismo con la celebración de nuestra fiesta. Continúe Leyendo…

AEP: defensa del sector de protocolo y eventos

Ante la actual crisis desatada a nivel mundial por la pandemia que estamos padeciendo, especialmente en el amplio sector de la Organización de Eventos, la AEP ha emitido un comunicado en el que se solidariza con las motivaciones que desencadenan las movilizaciones previstas para el próximo 17 de septiembre en diversas ciudades españolas y cuyas acciones se irán concretando a través de las redes sociales a partir de hoy. El texto que sigue forma parte de esa nota elaborada por la Junta directiva y que ha sido remitida a todos los socios.

Esta iniciativa, a la que se van sumando organizaciones, empresas y profesionales, es impulsada por el colectivo ligado a la industria de los eventos culturales y musicales y es coordinada por la agrupación Alerta Roja, la cual ha sido creada expresamente a estos efectos, para sincronizar la movilización de los trabajadores relacionados con este sector tan diverso y dar así visibilidad a la problemática actual con el fin de pedir medidas de rescate al Gobierno.

Por el momento, las acciones que se llevarán a cabo en 28 ciudades españolas, dependerán de cada una de ellas y de su situación sanitaria, no obstante, se preparan concentraciones y/o recorridos en los que los organizadores tendrán muy en cuenta las medidas de distanciamiento y de prevención sanitaria con el fin de proyectar un mensaje doble: la problemática actual del sector y que se pueden organizar eventos seguros. En dichas concentraciones se invita a ir vestido de negro y con mascarilla roja o negra. Simultáneamente se van a iluminar en rojo edificios emblemáticos en distintas localidades y a las 21,30 horas se leerá el manifiesto. Se hace un llamamiento a quienes no puedan estar presencialmente a seguir desde las redes sociales la movilización, utilizando fondos igualmente iluminados en rojo, subir fotos y compartirlas.

A su vez, las movilizaciones del 17S servirán de base para las del llamado Global Day previsto para el 30 de septiembre, en el que habrá movilizaciones a nivel mundial.

Respecto a las reivindicaciones, éstas se concretan en:

  • La reactivación de las agendas culturales por parte de las administraciones públicas.
  • Que se reconozca al sector y a sus trabajadores comoun sector especialmente perjudicado.
  • Emplazar a los ministerios implicados a tomar “medidas urgentes” en las próximas semanas para garantizar la supervivencia del sector.
  • Formar una mesa sectorial que defina las necesidades del ramo, afectado por la estacionalidad e intermitencia de la actividad, dando prioridad a la regulación a través de la negociación de un convenio colectivo sectorial de ámbito nacional.

Continúe Leyendo…

Los Premios Princesa de Asturias cambian de formato por la Covid-19

Al inicio del confinamiento por la pandemia del Covid-19 señalé en mis redes públicas que la gran cara de medir en la incidencia de los grandes eventos, vendrían de la mano de dos actos importantes para nuestro país: la fiesta nacional del 12 de octubre y la entrega de los Premios Princesa de Asturias, el 16 de octubre, que tienen confirmada la asistencia de los reyes y la heredera. Nuestros peores augurios se han cumplido. A la ya conocida suspensión del desfile militar, se une el anuncio que hoy ha hecho la Fundación Princesa de Asturias de modificar radicalmente su formato, para poder garantizar las medidas de seguridad exigidas en eventos masivos de este tipo. Los premios no se entregarán en el Teatro Campoamor, se reducirá drásticamente el número de invitados, se suspenden el almuerzo y el cóctel y no será obligatorio para los galardonados la asistencia para recoger su escultura. También afecta a la organización de las actividades complementarias integradas en la Semana de los Premios y el acto de entrega del Premio Pueblo Ejemplar de Asturias que reduce el aforo sólo para los vecinos del pequeño pueblo del Principado, Somao.

Premios Princesa de Asturias

Imagen de la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias en la anterior edición de 2019, en la que habló por primera vez la heredera de la Corona, la princesa Leonor de Borbón.

Continúe Leyendo…

Nace el Observatorio de Protocolo y Eventos

Durante los meses de marzo, abril, mayo, junio y julio, más de 2100 profesionales de protocolo y organización de eventos nos hemos reunido virtualmente casi todos los martes para debatir y tratar diferentes temas relacionados con la situación del sector con motivo de la pandemia del Covid-19, la necesaria adaptación de los eventos en el presente y futuro y otras cuestiones que han resultado de mucho interés. Las catorce jornadas de protocolo Covid’19 (#eventosantelacrisis) celebradas han conseguido un hito histórico en nuestra profesión, no solo por lo que acrediten las cifras de participación, sino la calidad de la misma, la intensidad de los debates y experiencias compartidas y el deseo de todos de continuar con estas jornadas que seguirán tras el parón estival. Hemos conseguido unificar determinados criterios, sugerirnos ideas y darnos pistas para los tiempos actuales y venideros. De estas jornadas han salido estudio, informes, recomendaciones y, especialmente, dos cuestiones: la necesidad de mantener un foro permanente de encuentro y la creación del Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos (OPE), hoy ya una realidad tras presentarse la documentación necesaria en el registro oficial. Una buena noticia para la profesión sus técnicos y directivos.

Se trata de una entidad sin ánimo de lucro, que suponga un foro permanente de debate y estudio entre profesionales del sector del protocolo y la organización de eventos. Un espacio de encuentro activo, inclusivo e independiente, donde se generen reflexiones que fomenten y propaguen las buenas prácticas, que opere como instrumento científico y de rigor, como herramienta para marcar una nueva hoja de ruta que logre una óptima puesta en valor de la profesión, que informe a la comunidad de hallazgos pertinentes, caracterizando una situación o momento, en el apoyo de toma de decisiones coyunturales y la formulación de escenarios de futuro. En definitiva, un Observatorio con finalidad cultural, científica, académica o similar que atienda al bien común profesional. Continúe Leyendo…

Ceremonia de estado en Palacio Real

Los reyes, junto a sus hijas la princesa de Asturias y la infanta Sofía, presidieron esta mañana el acto de homenaje a las víctimas de Covid-19 y de reconocimiento a la sociedad, celebrado en la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid. La ceremonia ha sido visualmente excelente. Un acto quizá bien pensado (aunque no madurado), pero que se ha perdido en el relato que se quería construir, en medio de una puesta en escena aparente, pero discutible. Así como en otros momentos de los preparativos criticábamos algunos aspectos como la propia invitación, puedo decir que el acto en general, con sus perfecciones e imperfecciones, ha sido positivo desde el punto de vista protocolario, aunque no tanto desde la consecución de los objetivos comunicacionales. Algunos políticos tampoco han ayudado cuando se abrió la veda de las declaraciones tras el evento. Quizá transmita una crónica con contradicciones, pero en mi cabeza se enfrentan dos situaciones diferenciadas: el protocolo y el relato. Pero es importante analizar el que ha sido el primer acto de despedida oficial y homenaje de carácter civil. Ese es ya un gran paso.

Ceremonia de estado en Palacio Real

El rey, la reina, la princesa y la infanta Sofía presidieron el acto. Aquí de espaldas frente al pebetero mientras se depositiban las rosas blancas.

Acto sencillo, austero y sobrio, con solemnidad, en un entorno singular –Palacio Real, sede de la jefatura de Estado de todos los españoles- , con la presencia de los presidentes de todos los poderes y del gobierno en pleno, las principales autoridades europeas, todos los presidentes de las comunidades autónomas (cuestión que desde 2014 no se veía), representantes sanitarios y de las fuerzas y cuerpos de seguridad y, por supuesto, una nutrida representación de afectados y familiares de las víctimas mortales de todas las comunidades españolas y de los llamados “héroes”. Pero terminó el acto y el Patio de la Armería de Palacio Real quedó vacío.

Ver galería de imágenes: https://www.20minutos.es/imagenes/nacional/4325119-los-reyes-presiden-la-ceremonia-de-estado-por-las-victimas-del-coronavirus/1/ Continúe Leyendo…

Aragón, protocolo con alma y corazón

Protocolo Aragón

Acto del Día de la Comunidad de Aragón, celebrado en la sede de las Cortes aragonesas, con un buen guión y protocolo.

Con este artículo deseo ante todo rendir un alto reconocimiento a un determinado grupo de profesionales de la Comunidad Autónoma de Aragón, que una y otra vez nos traen eventos frescos, bien resueltos, con alma y con sentimiento. Hemos podido comprobar en las 13 Jornadas de Protocolo Covid’19 celebradas ya desde el mes de marzo (el 21 de julio será la última de este curso), gracias a su generosidad, todos los detalles de los eventos más singulares que han celebrado durante esta pandemia, entre los que caben destacar cuatro: el Día de la Comunidad, el acto de recuerdo a las víctimas de la Covid-19, la visita de los reyes y, ayer, el funeral de despedida al popular Santiago Lanzuela Marina, que fuera presidente de la Diputación General de Aragón entre 1995 y 1999 (IV Legislatura) y considerado clave en el desarrollo de esta parte del estado español. Todos a una, los responsables de protocolo del gobierno de Aragón (Javier Carnicer), de las Cortes de Aragón (José María Gimeno), del Ayuntamiento de Zaragoza (Gemma Fernández-Ges) y de la Diputación de Zaragoza (José Luis Angoy) han acreditado no sólo su alto nivel de organización, sino también la necesidad de trabajar en equipo, contrastar las ideas y decididas las definitivas ir todos como un piña y trabajando como un equipo excepcional. Creo que es de justicia reconocer que todos hemos aprendido mucho de sus eventos, y, sobretodo, de su generosidad, de su buen entendimiento y de su defensa de la profesión. Merecen un homenaje muy especial que habrá que hacer cuando pase todo esto.

Si ya dejaban un cuño impecable en el evento del Día de la Comunidad (en plena pandemia), que se convirtió en la referencia que muchos profesionales han aplicado en sus instituciones, si nos dejaron boquiabiertos por la espléndida narrativa en el acto de recuerdo a las víctimas, ayer volvieron a demostrar en el funeral en honor de Santiago Lanzuela que en equipo todo es posible, y que las ideas bien diseñadas y trabajadas producen resultados espectaculares facilitando el cumplimiento de los objetivos y transmitiendo vida desde el protocolo. Continúe Leyendo…