RD 2099/83 de precedencias de protocolo: tiempo de cambios

Es necesario ponerse serio con la necesaria e inevitable actualización del Real Decreto 2099/83, sobre Ordenación general de precedencias en el Estado. Soy consciente que puedo meterme en un charco, pero me puede la profesión y las necesarias mejoras legislativas que necesitamos los profesionales dentro del marco legislativo de protocolo en España. Probablemente quedaría mejor callándome y no señalando nada, pero los problemas van a más en la mayoría de las instituciones por una normativa que está desfasada, antigua y lejos de la España constitucional.  Con esta primera reflexión de una serie de ellas que voy a hacer en sucesivas semanas voy a poner sobre la mesa cuestiones que son de interés para iniciar una debate serio y profundo que debería en primera instancia asumir el Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos (OPPE) y ojalá el fruto de esos debates encuentre la necesaria sensibilidad por parte del gobierno central. Un Real Decreto creado de forma “forzada” y obligada por las circunstancias, tras aprobarse la Constitución de 1978, sin visión alguna al posterior desarrollo territorial de nuestro país y que pervive sin apenas modificaciones durante 38 años, precisa ya de una renovación. No se trata de hacer grandes cambios, pero sí de puntualizar matices y adaptar las precedencias tanto del artículo 10 como del 12, y el orden departamental y colegiado (aunque éste último se use menos, pero es clave).

Me voy a encontrar con profesionales cualificados de altas instancias que ya han dicho públicamente y en diferentes foros que prefieren que el Real Decreto siga como está, porque les da mas facilidades para hacer las adaptaciones o aplicaciones que más interesan en cada acto o bien tirar del llamado pacto entre entidades que no funciona en la mayoría de las comunidades autónomas, municipios y provincias. Es necesario pedir al gobierno central valentía para afrontar este necesario cambio porque ahora esta norma es casi papel mojado para la verdadera realidad institucional global de nuestro país. Sus carencias están provocando que cada comunidad (y ya van 10 y otras dos en proceso) aprueben sus propios decretos de precedencias que terminan por ser inservibles porque su alcance queda siempre limitado por el Real Decreto en cuanto haya participación de autoridades cuya jerarquización no es competencia de la autonomía.

Hay problemas de fondo que son necesarios atajar o fijar directrices para facilitar el trabajo de los profesionales y, sobretodo, garantizar la convivencia institucional. Las costumbres y tradiciones no resuelven cuando se trata de cargos creados con posterioridad a 1983 u otros existentes antes de ese año. No es solución dejar las cosas como están, porque queda acreditado, que, salvo excepciones muy concretas, el pacto protocolario interno en las comunidades no funciona, los ayuntamientos y diputaciones se sienten huérfanos al respecto y, además, se les imponen decisiones en ocasiones claramente injustas o abusivas.

Precedencias rotas actualmente

Las precedencias en el Estado están rotas en este momento porque es de difícil aplicación si queremos un equilibrio justo. Sólo sirven, y en una pequeña parte, para las altas instituciones del Estado (por cierto, que hacen sus propias interpretaciones, lejos de la pequeña letra de la norma). A estas altas instituciones centrales y autonómicas se les permite trazar interpretaciones cuestionables y sus autoridades normalmente lo consienten generando conflicto o malestar, pero la realidad protocolaria de la mayoría de las instituciones autonómicas y locales sufren cada día con la imposible aplicación de la norma. Y los “pactos protocolarios” que hoy orbitan se pueden ir al garete cuando los actuales responsables cambien o sus respectivos jefes señalen otras directrices. Nada es seguro si no se recoge en la norma. No seremos capaces de hacer un nuevo Real Decreto que solucione todos los problemas, pero al menos vayamos avanzando en una legislación que se adecue a los tiempos. Hoy sencillamente tenemos un formato de norma que ha caducado, si ha cumplido su papel, pero ya no sirve. Casi 40 años después, con una España que tanto ha cambiado, merece al menos una reflexión importante sobre las prioridades de los cambios y actualizaciones.

Son muchas cuestiones sobre las que debemos reflexionar en los que cada uno actúa por libre como si hacer precedencias fuera cosa reservada a un alto responsable de protocolo. No, porque sino entramos en una línea en la que cuando cualquiera lo desee puede bordear la norma cuando lo desea y a veces de forma muy cuestionable. Las modificaciones posibles no deben cerrar costumbres y tradiciones de cada zona, o singularidades específicas, ni la libertad del anfitrión para sentar a sus invitados. No se trata de eso, sino de poner un cierto orden actualizado, unas limitaciones (aunque sean generosas) y sobretodo volver a la realidad institucional del siglo XXI. Aunque parezca fuerte, el 2099/83 es ya del siglo pasado, aunque para mí es como si tuviera una antigüedad de más de cien años.

Temas para el debate y reflexión

Aunque el tema lo voy a ir tratando en sucesivos posts, quiere llamar la atención de algunas cuestiones que es necesario debatir:

  • ¿Los infantes de España que no forman parte de la Familia Real deben ir por delante de los presidentes de los poderes del Estado?
  • ¿Qué entendemos como jefe de oposición, y a quién asignamos ese puesto?
  • ¿Debe ir el presidente del Tribunal Constitucional por delante del presidente del Consejo General del Poder Judicial?
  • ¿Tiene sentido hoy que el delegado o delegada del Gobierno vaya por delante del cargo electo de alcalde? ¿O que estando un secretario de Estado vaya por delante de él?
  • ¿Por qué tiene un puesto tan alto el representante institucional de las Fuerzas Armadas y por qué tantos militares en las precedencias? ¿Tiene sentido en estos tiempos? ¿Y por qué no el general jefe de la Guardia Civil o el jefe superior de policía?
  • ¿No está excesivamente retrasado el presidente o presidenta del Tribunal Superior de Justicia de una comunidad autónoma? ¿Por qué el fiscal del TSJ debe ir a su lado?
  • En el ámbito autonómico no está muy retrasado el presidente de la Diputación de los cabildos insulares?
  • ¿Los directores generales de comunidades autónomas se pueden asimilar a los directores general de ministerios?
  • ¿Qué puesto tiene un vicepresidente de comunidad autónoma o un viceconsejero?
  • ¿Por qué no se contemplan los diputados autonómicos, regionales o eurodiputados?
  • ¿El subdelegado debe de ir por delante de los rectores?
  • ¿Por qué es necesario reservar un sitio al presidente de la Audiencia Provincial? ¿Por qué no están los vocales del Consejo General del Poder Judicial? (El único poder del Estado, junto al Tribunal Constitucional, para quien no se prevé sitio a sus vocales).
  • ¿Tiene sentido hoy reservar asiento para el delegado del defensa, subdelegado de la misma, los jefes de los sectores navales y aéreo o al comandante militar, etc.)?
  • ¿Quién debe ir antes en un evento el subdelegado del Gobierno o el delegado territorial de la comunidad autónoma?
  • ¿Por qué no están los concejales o diputados provinciales y sí, en cambio, tenemos un buen puñado de militares que dan mucha lata y apenas representan a nadie globalmente hablando?
  • ¿Tiene sentido hoy que un representante institucional de las Fuerzas Armadas vaya por delante de un consejero o consejera? ¿Esto es siglo XXI?
  • ¿Por qué no se habilita la representación para los presidentes de las comunidades en sus territorios, como representantes ordinarios del Estado?
  • Y un sinfín de preguntas… ¿No merece la pena reflexionar a fondo sobre esta nueva realidad institucional?

La voz de todos los profesionales

Podría seguir haciendo un puñado de docenas más de preguntas, pero para esta primera entrada prefiero quedarme aquí, para ir analizando caso a caso en sucesivos artículos y tratar de aportar opciones a esta este abandono actual. Una tarea que me propongo propulsar dentro del marco del Observatorio y que invito a participar a cualquier persona sensible a estas cuestiones que hemos planteado.

Que hablen los profesionales de protocolo institucional en cualquier nivel que se encuentren o de empresas, por qué no (que también sufren lo suyo por esto), y digan de verdad si este Real Decreto vigente ayuda más que desayuda. Seamos sinceros, el Real Decreto es ya una una reliquia, que solo sirve para quienes les conviene las lagunas actuales.

Considero que la existencia ahora de un Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos, en el que están integradas todas las asociaciones de nuestro país, constituye para el servicio de Protocolo del Estado, que tiene la última palabra, una buena oportunidad para tratar de poner al día esta normativa que evite no ya las “guerras” actuales sino las que vendrán (que apuntan maneras).

 

(Tenemos tarea por delante. ¿Te apuntas?)

Una situación dos soluciones protocolarias

Un comentario breve, pero de actualidad. Los pasados días 15 y 16 de junio el presidente de la República de corea, Moon Jae-In y su señora Kin Jung-Sook, realizaron una visita de Estado a España después de casi año y medio que no se producía alguna por la pandemia. Obviamente como todavía estamos con restricciones, hubo cambios en diferentes ceremonias, especialmente en la cena de gala en Palacio Resal, donde hubo que prescindir de la tradicional mesa imperial y habilitar en e comedor de gala diferentes mesas redondas, donde la mesa presidencial presidida por el rey tenía 8 personas y en el resto un máximo de seis.

Pero dado que eso ya lo he comentado en redes sociales, quiero llamar la atención sobre dos imágenes acerca de los dos encuentros que mantuvieron los reyes con sus invitados coreanos. Una en Palacio Real tras los honores militares de recibimiento y otras en el Palacio de la Zarzuela. Aquí van las dos imágenes, que podríamos titular un mismo encuentro dos soluciones protocolarias. Las fotos hablan por sí mismas, luego me limito a recoger ambas situaciones para que cada uno saque sus conclusiones. Protocolariamente ambas son correctas, pero al ser tan diferentes merece una reflexión general.

En una primera imagen, mientras esperaban el desfile de los honores, los reyes de España cedieron los dos puestos principales a los invitados, mientras que antes de la comida privada en La Zarzuela, los reyes de España solo cedieron la derecha a sus homólogos.

¿Cuál es la opción más correcta? Desde luego para mí, la imagen de la Zarzuela, donde el rey cede la derecha al coreano, y se divide el espacio en dos partes: derecha Corea e izquierda España. Pero bueno, esto pone de manifiesto la flexibilidad protocolaria y las circunstancias que rodean cada situación.

¿Y tú que piensas? Una situación dos soluciones.

Visita de Estado

El presidente de Corea y su esposa ocupan los puestos 1 y 2 en esta reunión en Palacio Real, y los reyes de España los puestos 3 y 4, mientras esperaban el desfile de la Guardia Real tras las honores de bienvenida.

 

Visita de Estado

Reunión en Palacio de La zarzuela. El rey cede la derecha al presidente de Corea, conservando éste el puesto principal por deferencia, y el monarca español el puesto dos. Diferente el protocolo a la imagen anterior.

A vueltas con la precedencia del presidente del TSJ

Hemos podido fijarnos en los actos consecutivos promovidos por la Junta de Extremadura y la Asamblea de Extremadura en el protocolo establecido para las primeras autoridades de la comunidad, y nos ha llamado la atención el puesto asignado a la presidenta del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de esta comunidad. Ambos eventos se celebraron con motivo del Día Internacional de Mujer que convocaron ambas instituciones. En el acto de la presidencia de la Junta, la representante del TSJ se situó inmediatamente después de la presidenta de la Asamblea, delegada del gobierno y el alcalde de Mérida, pasando por delante de los consejeros, miembros de la Mesa y un ex presidente del gobierno extremeño. En el caso del acto de la Asamblea, ocupó el puesto siguiente a los presidentes de Junta y Asamblea, situándose por delante de la delegada y otras autoridades de mayor rango conforme al Real Decreto 2099/83 y al propio de la comunidad (decreto 79/2008, de 9 de mayo, por el que se regula el régimen de precedencias y tratamientos en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Extremadura). De nuevo salta la reflexión sobre la precedencia idónea que debe tener el máximo represente del poder judicial en una comunidad, del que ya nos ocupamos en este mismo blog, en marzo de 2014 (ver aquí).

Día de la Mujer en Extremadura

Presidencia del Día Internacional de la Mujer en la Asamblea de Extremadura. En el centro el presidente de la Junta. A su derecha, la presidenta de la Asamblea. A la izquierda, puesto 3, la presidenta del Tribunal Superior de Justicia.

Continúe Leyendo…

La presidencia en el homenaje al deportado cordobés 3.799

Protocolo homenaje en Córdoba

La vicepresidente primera del gobierno presidió el acto. A su derecha el presidente de la diputación (anfitrión) y a la izquierda el diputado delegado para la Memoria Histórica.

La diputación de Córdoba (España) rindió el pasado viernes un sentido homenaje a Juan Romero Romero, nacido en Torrecampo, Córdoba, el 21 de abril de 1919, deportado a Mauthausen el 5 de agosto de 1941, número de prisionero 3.799 y fallecido en la localidad francesa de Aÿ-Champagne el 3 de octubre de 2020. La corporación provincial, a título póstumo, le otorgó el título de Hijo Predilecto de la provincia y la Medalla de oro, que en su nombre recogió la cónsul general de Francia en Madrid, Marie-Christine Lang. El acto se celebró de manera simultánea en la diputación andaluza y el ayuntamiento de Aÿ-Champagne a través de videoconferencia, donde estuvieron presentes los hijos e hijas del homenajeado, así como sus nietos y descendientes de otros exiliados españoles que viven en el país vecino. Un acto sencillo, lleno de sentimiento, con un exquisito protocolo, muy cuidado, que pudo salvar con dignidad las restricciones del Covid y la imposibilidad de la presencia en la capital cordobesa de los familiares de Romero, uno de los 9.300 españoles que sufrieron la deportación a los campos de concentración nazis, uno de los 1.600 andaluces y uno de los 345 cordobeses que vivieron ese horror. Un justo reconocimiento que, aunque llegue tarde, permite registrar en la historia de esta provincia a una persona que merecía este reconocimiento.

Me consta que no es imputable al servicio de protocolo de la diputación, pero no me ha gustado y es muy criticable que, en un reconocimiento que otorga la provincia, no fuera presidido por el máximo responsable de la entidad. La presidencia de la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática de España, Carmen Calvo (Cabra, Córdoba 1957), desvirtuó en gran medida el sentido cordobés del evento. Hubo de esforzarse mucho el servicio de protocolo estableciendo un programa cuidado y medido para que este acto no pareciera un homenaje del gobierno sino de la provincia. No entendemos a veces por qué las altas autoridades no entienden que no siempre hay que cederles el puesto 1. El homenaje era de la provincia, se entrega el título de hijo predilecto, ¿y no lo preside el presidente de la corporación? ¿No hubieran acertado más los responsables de protocolo de la vicepresidenta aceptando la derecha del presidente, Antonio Ruiz? Seguimos sin entender que el protocolo tiene que ponerse al servicio de los objetivos del evento y no de quienes se sumen al mismo, y, especialmente, que la cesión es algo voluntario que no puede venir por vía de la imposición (le llaman ahora sugerencia) y que ha de hacerse sólo cuando el sentido del acto así lo aconseje. Finalmente la vicepresidente ocupó el puesto 1, el presidente el 2 y el diputado para la Memoria Histórica  el 3. Continúe Leyendo…

Doble presidencia en el Congreso de los Diputados

No es habitual verlo, diría que nunca lo hemos visto en un acto solemne como el celebrado ayer en el Congreso de los Diputados con ocasión de los 40 años del golpe del 23-F (1981), una doble presidencia estando el jefe de Estado. El rey y el presidente del Gobierno compartieron el centro, en presidencia par, las fotos de familia y parcialmente el acto celebrado en el salón de Conferencias (salón de Pasos Perdidos). El hecho que los protagonistas esenciales, los más altos representantes de los poderes del Estado) fueran impares (presidente del Gobierno, presidenta del Congreso, presidenta del Senado, presidente del Tribunal Constitucional y presidente del Consejo General del Poder Judicial) y que el monarca no estuviera acompañado de la reina, obligó a esta solución nada habitual. Alguno/a podría decir que se podría haber añadido a alguien para que fuera impar, pero la pregunta es: ¿y a quién que podría poner que estuviera justificado en estas circunstancias? Es lo que tiene el protocolo, que a veces hay que adaptarse a las situaciones concretas y a los objetivos del evento, tema que precisamente trataremos en la XXI Jornada del Observatrorio Profesional de Protocolo y Eventos (#OPPE), que se celebrará este martes 2 de marzo, a las 18.00 horas (Madrid, España) y al que se puede aisistir gratuitamente inscribiéndose en esta dirección: https://observatorioprotocoloeventos.com/jornadas/ .
 
Otra cuestión sobre la que habrá que hablar más despacito, es si el acto está promovido por el Congreso (donde por cierto ocurrió todo lo del 23-F), en aras a la independencia de los poderes, ¿por qué el presidente pasa por delante de las presidentas del Congreso y del Senado? Esto si que es muy “irregular” y, por supuesto, discutible. Esto último se repite ya muchas veces y debe cortarse con esa práctica tan poco ejemplarizante. El presidente del Consejo General del Poder Judicial, por ejemplo, nunca cede a ninguno de los otros presidentes de los poderes (ni a nadie, sólo a la Familia Real, según su propio Reglamento de Protocolo). Y el del Tribunal Constitucional más de lo mismo. ¿Por qué en el Congreso y el Senado sí? Esa cesión sólo nos traslada la imagen de unas autoridades parlamentarias sometidas al Poder Ejecutivo. En las reuniones previas de preparación nadie cuestionó esta cuestión, porque se da por hecho que se aplica el Real Decreto 2099/83 y fuera. La democracia, aplicándo ese protocolo, se debilita y pierde cierta credibilidad.
Doble presidencia en el Congreso

Foto de Familia ante la fachada del Congreso de los Dipoutados. El rey y el presidente del Gobierno en el centro, a su derecha la presidenta del Congreso y del Tribunal Constitucional, y a su izquierda la presidenta del Senado y el presidente del Consejo General del Poder Judicial.

 

Doble presidencia en el Congreso

El rey y el presidente del Gobierno donde l rey está situado más centrado, pero contemplando todos los miembros de la fila de honor, termina por compartir la doble presidencia. No aparece en la imagen a la derecha el presidente del Consejo General del Poder Judicial situado a la izquierda de la presidenta del Senado.

 

Doble presidencia en el Congreso

Doble presidencia en el el hemiciclo del Congreso, en una imagen a la que se han añadido los ds padres de la Constitución que siguen vivos, y la vicepresidenta del Gobierno y el jefe de Oposición, el presidente del Partido Popular.

Continúe Leyendo…

Protocolo de la Pascua Militar en pandemia

La ceremonia de la Pascua Militar, presidida por los reyes de España en el Palacio Real, se celebró ayer, 6 de enero, con un protocolo sometido a las medidas obligadas por la pandemia. Su programa habitual se mantuvo, pero fue necesario realizar algunos ajustes importantes, especialmente en aforo y distanciamiento. Como se sabe el origen de esta fiesta se remonta al reinado de Carlos III, cuando, el 6 de enero de 1782, se recuperó la localidad menorquina de Mahón, que se hallaba en poder de los ingleses. Como expresión de júbilo, el “rey alcalde” ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y notificasen en su nombre a jefes y oficiales de los ejércitos su felicitación.

Los principales cambios en el acto de ayer se centraron en los siguientes aspectos:

  • Reducción de la compañía de honores de la Guardia Real.
  • Obviamente, uso de mascarillas (salvo la reina, todas de tipo quirúrgicas).
  • Solo 12 representantes de las diferentes comisiones militares y los 12 condecorados seleccionados este año, en el salón del Trono.
  • Saludo con inclinación de cabeza en el salón del Trono (no en el salón Gasparini como siempre) y traslado de la mayoría de los invitados al salón de Columnas y que siguieron la ceremonia gracias a diferentes pantallas.
  • Encuentro posterior sin el tradicional vino español.
Pascua Militar 2021

Discurso de la ministra de Defensa

Continúe Leyendo…

Escenografía en los mensajes autonómicos de fin de año

No todos se pronunciaron el mismo día, pero la mayoría de los presidentes de las comunidades autónomas se dirigieron a sus ciudadanos en los ya tradicionales mensajes de Navidad o de fin de año, a través de sus televisiones regionales., entre los días 24 y 31 de diciembre Con más o menos escasa repercusión nacional, 16 presidentes de comunidades concurrieron a la cita de los deseos de un mejor año, así como el residente de la ciudad autónoma de Ceuta. En Cataluña no hubo discurso porque en palabras de la Consellera de la Presidencia en este comunidad “no hay president”. He querido hacer mi primera reflexión anual en este blog analizando las puestas en escenas de estos 17 discursos por dos motivos: porque normalmente cada año lo hago para valorar la evaluación escenográfica de esta cita televisiva y, especialmente, en este año para analizar el posible impacto de los nuevos modelos que nos ha traído la pandemia del 2020. En términos generales hemos notado importantes cambios, basados no sólo en el formato, sino en el uso de los gestos y detalles que resultaron claves. Era un fin de año muy especial por todo lo ocurrido y las puestas en escena hacían prever que no podrían ser al uso. Nos hemos encontrado de todo, pero el simbolismo y las realizaciones más esmeradas y dinámicas, como acompañantes de la palabra, han ganado parte de la batalla. Aunque suele ser responsabilidad de los directores de comunicación, en esta ocasión se ha visto más que nunca las aportaciones de los técnicos de protocolo.

Protocolo Navidad Continúe Leyendo…

Adiós 2020 que deja el nuevo protocolo’20

Se va, por fin, 2020. Jadeante, pero se va. Con ciertas dudas llega 2021 sobre si será igual, mejor o peor. Ha de confiarse que al menos se vaya lo malo y nos traiga la devolución integral de nuestras vidas, esperanzas, ilusiones, proyectos y trabajo. A unas horas del final de un año que parecía en su inicio redondo, las aristas creadas todavía nos arañan y deja en el sentir colectivo pérdidas de seres queridos, sufrimientos y angustias y desplome general en lo económico, social y relacional, entre otros. Sí, se va un año que nunca debió existir. Pero se va. Queda la esperanza, como cada fin de año, que el siguiente será mejor. Eso queremos creer y lo trasladamos a quienes lean este último artículo de un año de pandemia cuyas consecuencias preferimos no recordar. Dejo al sentimiento improvisado lo que pueda pensar mientras una a una tomo las uvas de la suerte, esa costumbre tan española como motivadora. Para quienes trabajamos en el sector de protocolo y eventos, este curso que acaba nos ha traído sentimientos encontrados. Por una parte, miles (sí, miles) de colegas de agencias y empresas de organización han pasado al ERTE o sencillamente se han quedado sin trabajo. Por otra, hemos observado la capacidad de reinvención y hemos asistido a un importante repunte de la necesidad de profesionales de protocolo con su creatividad organizadora.

Protocolo'20

Acto institucional del Día de Aragón, 23 de abril de 2020, promovido por el gobierno autonómico y Cortes de Aragón. El primer evento institucional presencial en pandemia celebrado en España y en nuestra modesta opinión el mejor acto oficial durante la crisis de 2020 y que ha servido de referencia a la profesión.

Continúe Leyendo…

Repensar los actos del día de la Fiesta Nacional

El Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos (OPPE) promueve para este martes, 6 de octubre, a las 18.00 horas, dos interesantes debates dentro de su XVI Jornada de Protocolo y Eventos relativos a la celebración de la Fiesta Nacional de España, cada 12 de octubre y sobre la creciente utilización de los símbolos oficiales de Estado con fines exclusivamente políticos. Ambos son del máximo interés y sus conclusiones serán relevantes para el estudio que en este sentido iniciará aquella entidad. Este artículo se centrará en la cuestión de la Fiesta Nacional, que este año por motivos sobradamente conocidos no se celebrará en su formato habitual (gran desfile militar en el Paseo de la Castellana y recepción oficial por el rey en el Palacio Real). Ya se sabía desde hace meses que el desfile tradicional no podría hacerse por la Covid-19 y desde entonces tanto el gobierno como la jefatura del Estado se han venido estudiando alternativas. La celebración (si podemos llamarlo así en estos tiempos), aunque no se conocen todavía todos los detalles, se centrará en el Patio de Armas de Palacio Real, donde se hará el ceremonial militar de izado de la bandera, homenaje a los caídos y un muy reducido desfile dentro del propio recinto. No más de 70 autoridades del máximo nivel estarán presentes y no habrá recepción en Palacio. La solución parece sensata y seguro que se vestirá de la máxima solemnidad, la que corresponde a una fecha singular que afecta a todos los españoles.

Aunque ya el pasado año aporté algunas reflexiones conforme a los actos de esta fiesta, quisiera de nuevo ahondar en la cuestión porque es una lástima que el Día de España se celebre principalmente con esos dos actos que no aportan sentimiento de país (al menos a la mayoría). No quiero decir con ello que se suprima el desfile militar, ni tampoco la recepción. Sencillamente señalo que el acto central debería diferente, más civil por supuesto, y que la celebración debiera extenderse al conjunto de las comunidades autónomas y ayuntamientos, en su mayoría muy ausentes cada 12 de octubre. Tan ágiles que son para poner la bandera oficial a media asta, no ocurre lo mismo con la celebración de nuestra fiesta. Continúe Leyendo…

Ceremonia de estado en Palacio Real

Los reyes, junto a sus hijas la princesa de Asturias y la infanta Sofía, presidieron esta mañana el acto de homenaje a las víctimas de Covid-19 y de reconocimiento a la sociedad, celebrado en la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid. La ceremonia ha sido visualmente excelente. Un acto quizá bien pensado (aunque no madurado), pero que se ha perdido en el relato que se quería construir, en medio de una puesta en escena aparente, pero discutible. Así como en otros momentos de los preparativos criticábamos algunos aspectos como la propia invitación, puedo decir que el acto en general, con sus perfecciones e imperfecciones, ha sido positivo desde el punto de vista protocolario, aunque no tanto desde la consecución de los objetivos comunicacionales. Algunos políticos tampoco han ayudado cuando se abrió la veda de las declaraciones tras el evento. Quizá transmita una crónica con contradicciones, pero en mi cabeza se enfrentan dos situaciones diferenciadas: el protocolo y el relato. Pero es importante analizar el que ha sido el primer acto de despedida oficial y homenaje de carácter civil. Ese es ya un gran paso.

Ceremonia de estado en Palacio Real

El rey, la reina, la princesa y la infanta Sofía presidieron el acto. Aquí de espaldas frente al pebetero mientras se depositiban las rosas blancas.

Acto sencillo, austero y sobrio, con solemnidad, en un entorno singular –Palacio Real, sede de la jefatura de Estado de todos los españoles- , con la presencia de los presidentes de todos los poderes y del gobierno en pleno, las principales autoridades europeas, todos los presidentes de las comunidades autónomas (cuestión que desde 2014 no se veía), representantes sanitarios y de las fuerzas y cuerpos de seguridad y, por supuesto, una nutrida representación de afectados y familiares de las víctimas mortales de todas las comunidades españolas y de los llamados “héroes”. Pero terminó el acto y el Patio de la Armería de Palacio Real quedó vacío.

Ver galería de imágenes: https://www.20minutos.es/imagenes/nacional/4325119-los-reyes-presiden-la-ceremonia-de-estado-por-las-victimas-del-coronavirus/1/ Continúe Leyendo…