RD 2099/83 de precedencias de protocolo: tiempo de cambios

Es necesario ponerse serio con la necesaria e inevitable actualización del Real Decreto 2099/83, sobre Ordenación general de precedencias en el Estado. Soy consciente que puedo meterme en un charco, pero me puede la profesión y las necesarias mejoras legislativas que necesitamos los profesionales dentro del marco legislativo de protocolo en España. Probablemente quedaría mejor callándome y no señalando nada, pero los problemas van a más en la mayoría de las instituciones por una normativa que está desfasada, antigua y lejos de la España constitucional.  Con esta primera reflexión de una serie de ellas que voy a hacer en sucesivas semanas voy a poner sobre la mesa cuestiones que son de interés para iniciar una debate serio y profundo que debería en primera instancia asumir el Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos (OPPE) y ojalá el fruto de esos debates encuentre la necesaria sensibilidad por parte del gobierno central. Un Real Decreto creado de forma “forzada” y obligada por las circunstancias, tras aprobarse la Constitución de 1978, sin visión alguna al posterior desarrollo territorial de nuestro país y que pervive sin apenas modificaciones durante 38 años, precisa ya de una renovación. No se trata de hacer grandes cambios, pero sí de puntualizar matices y adaptar las precedencias tanto del artículo 10 como del 12, y el orden departamental y colegiado (aunque éste último se use menos, pero es clave).

Me voy a encontrar con profesionales cualificados de altas instancias que ya han dicho públicamente y en diferentes foros que prefieren que el Real Decreto siga como está, porque les da mas facilidades para hacer las adaptaciones o aplicaciones que más interesan en cada acto o bien tirar del llamado pacto entre entidades que no funciona en la mayoría de las comunidades autónomas, municipios y provincias. Es necesario pedir al gobierno central valentía para afrontar este necesario cambio porque ahora esta norma es casi papel mojado para la verdadera realidad institucional global de nuestro país. Sus carencias están provocando que cada comunidad (y ya van 10 y otras dos en proceso) aprueben sus propios decretos de precedencias que terminan por ser inservibles porque su alcance queda siempre limitado por el Real Decreto en cuanto haya participación de autoridades cuya jerarquización no es competencia de la autonomía.

Hay problemas de fondo que son necesarios atajar o fijar directrices para facilitar el trabajo de los profesionales y, sobretodo, garantizar la convivencia institucional. Las costumbres y tradiciones no resuelven cuando se trata de cargos creados con posterioridad a 1983 u otros existentes antes de ese año. No es solución dejar las cosas como están, porque queda acreditado, que, salvo excepciones muy concretas, el pacto protocolario interno en las comunidades no funciona, los ayuntamientos y diputaciones se sienten huérfanos al respecto y, además, se les imponen decisiones en ocasiones claramente injustas o abusivas.

Precedencias rotas actualmente

Las precedencias en el Estado están rotas en este momento porque es de difícil aplicación si queremos un equilibrio justo. Sólo sirven, y en una pequeña parte, para las altas instituciones del Estado (por cierto, que hacen sus propias interpretaciones, lejos de la pequeña letra de la norma). A estas altas instituciones centrales y autonómicas se les permite trazar interpretaciones cuestionables y sus autoridades normalmente lo consienten generando conflicto o malestar, pero la realidad protocolaria de la mayoría de las instituciones autonómicas y locales sufren cada día con la imposible aplicación de la norma. Y los “pactos protocolarios” que hoy orbitan se pueden ir al garete cuando los actuales responsables cambien o sus respectivos jefes señalen otras directrices. Nada es seguro si no se recoge en la norma. No seremos capaces de hacer un nuevo Real Decreto que solucione todos los problemas, pero al menos vayamos avanzando en una legislación que se adecue a los tiempos. Hoy sencillamente tenemos un formato de norma que ha caducado, si ha cumplido su papel, pero ya no sirve. Casi 40 años después, con una España que tanto ha cambiado, merece al menos una reflexión importante sobre las prioridades de los cambios y actualizaciones.

Son muchas cuestiones sobre las que debemos reflexionar en los que cada uno actúa por libre como si hacer precedencias fuera cosa reservada a un alto responsable de protocolo. No, porque sino entramos en una línea en la que cuando cualquiera lo desee puede bordear la norma cuando lo desea y a veces de forma muy cuestionable. Las modificaciones posibles no deben cerrar costumbres y tradiciones de cada zona, o singularidades específicas, ni la libertad del anfitrión para sentar a sus invitados. No se trata de eso, sino de poner un cierto orden actualizado, unas limitaciones (aunque sean generosas) y sobretodo volver a la realidad institucional del siglo XXI. Aunque parezca fuerte, el 2099/83 es ya del siglo pasado, aunque para mí es como si tuviera una antigüedad de más de cien años.

Temas para el debate y reflexión

Aunque el tema lo voy a ir tratando en sucesivos posts, quiere llamar la atención de algunas cuestiones que es necesario debatir:

  • ¿Los infantes de España que no forman parte de la Familia Real deben ir por delante de los presidentes de los poderes del Estado?
  • ¿Qué entendemos como jefe de oposición, y a quién asignamos ese puesto?
  • ¿Debe ir el presidente del Tribunal Constitucional por delante del presidente del Consejo General del Poder Judicial?
  • ¿Tiene sentido hoy que el delegado o delegada del Gobierno vaya por delante del cargo electo de alcalde? ¿O que estando un secretario de Estado vaya por delante de él?
  • ¿Por qué tiene un puesto tan alto el representante institucional de las Fuerzas Armadas y por qué tantos militares en las precedencias? ¿Tiene sentido en estos tiempos? ¿Y por qué no el general jefe de la Guardia Civil o el jefe superior de policía?
  • ¿No está excesivamente retrasado el presidente o presidenta del Tribunal Superior de Justicia de una comunidad autónoma? ¿Por qué el fiscal del TSJ debe ir a su lado?
  • En el ámbito autonómico no está muy retrasado el presidente de la Diputación de los cabildos insulares?
  • ¿Los directores generales de comunidades autónomas se pueden asimilar a los directores general de ministerios?
  • ¿Qué puesto tiene un vicepresidente de comunidad autónoma o un viceconsejero?
  • ¿Por qué no se contemplan los diputados autonómicos, regionales o eurodiputados?
  • ¿El subdelegado debe de ir por delante de los rectores?
  • ¿Por qué es necesario reservar un sitio al presidente de la Audiencia Provincial? ¿Por qué no están los vocales del Consejo General del Poder Judicial? (El único poder del Estado, junto al Tribunal Constitucional, para quien no se prevé sitio a sus vocales).
  • ¿Tiene sentido hoy reservar asiento para el delegado del defensa, subdelegado de la misma, los jefes de los sectores navales y aéreo o al comandante militar, etc.)?
  • ¿Quién debe ir antes en un evento el subdelegado del Gobierno o el delegado territorial de la comunidad autónoma?
  • ¿Por qué no están los concejales o diputados provinciales y sí, en cambio, tenemos un buen puñado de militares que dan mucha lata y apenas representan a nadie globalmente hablando?
  • ¿Tiene sentido hoy que un representante institucional de las Fuerzas Armadas vaya por delante de un consejero o consejera? ¿Esto es siglo XXI?
  • ¿Por qué no se habilita la representación para los presidentes de las comunidades en sus territorios, como representantes ordinarios del Estado?
  • Y un sinfín de preguntas… ¿No merece la pena reflexionar a fondo sobre esta nueva realidad institucional?

La voz de todos los profesionales

Podría seguir haciendo un puñado de docenas más de preguntas, pero para esta primera entrada prefiero quedarme aquí, para ir analizando caso a caso en sucesivos artículos y tratar de aportar opciones a esta este abandono actual. Una tarea que me propongo propulsar dentro del marco del Observatorio y que invito a participar a cualquier persona sensible a estas cuestiones que hemos planteado.

Que hablen los profesionales de protocolo institucional en cualquier nivel que se encuentren o de empresas, por qué no (que también sufren lo suyo por esto), y digan de verdad si este Real Decreto vigente ayuda más que desayuda. Seamos sinceros, el Real Decreto es ya una una reliquia, que solo sirve para quienes les conviene las lagunas actuales.

Considero que la existencia ahora de un Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos, en el que están integradas todas las asociaciones de nuestro país, constituye para el servicio de Protocolo del Estado, que tiene la última palabra, una buena oportunidad para tratar de poner al día esta normativa que evite no ya las “guerras” actuales sino las que vendrán (que apuntan maneras).

 

(Tenemos tarea por delante. ¿Te apuntas?)

Escenografía en los mensajes autonómicos de fin de año

No todos se pronunciaron el mismo día, pero la mayoría de los presidentes de las comunidades autónomas se dirigieron a sus ciudadanos en los ya tradicionales mensajes de Navidad o de fin de año, a través de sus televisiones regionales., entre los días 24 y 31 de diciembre Con más o menos escasa repercusión nacional, 16 presidentes de comunidades concurrieron a la cita de los deseos de un mejor año, así como el residente de la ciudad autónoma de Ceuta. En Cataluña no hubo discurso porque en palabras de la Consellera de la Presidencia en este comunidad “no hay president”. He querido hacer mi primera reflexión anual en este blog analizando las puestas en escenas de estos 17 discursos por dos motivos: porque normalmente cada año lo hago para valorar la evaluación escenográfica de esta cita televisiva y, especialmente, en este año para analizar el posible impacto de los nuevos modelos que nos ha traído la pandemia del 2020. En términos generales hemos notado importantes cambios, basados no sólo en el formato, sino en el uso de los gestos y detalles que resultaron claves. Era un fin de año muy especial por todo lo ocurrido y las puestas en escena hacían prever que no podrían ser al uso. Nos hemos encontrado de todo, pero el simbolismo y las realizaciones más esmeradas y dinámicas, como acompañantes de la palabra, han ganado parte de la batalla. Aunque suele ser responsabilidad de los directores de comunicación, en esta ocasión se ha visto más que nunca las aportaciones de los técnicos de protocolo.

Protocolo Navidad Continúe Leyendo…

Aragón, protocolo con alma y corazón

Protocolo Aragón

Acto del Día de la Comunidad de Aragón, celebrado en la sede de las Cortes aragonesas, con un buen guión y protocolo.

Con este artículo deseo ante todo rendir un alto reconocimiento a un determinado grupo de profesionales de la Comunidad Autónoma de Aragón, que una y otra vez nos traen eventos frescos, bien resueltos, con alma y con sentimiento. Hemos podido comprobar en las 13 Jornadas de Protocolo Covid’19 celebradas ya desde el mes de marzo (el 21 de julio será la última de este curso), gracias a su generosidad, todos los detalles de los eventos más singulares que han celebrado durante esta pandemia, entre los que caben destacar cuatro: el Día de la Comunidad, el acto de recuerdo a las víctimas de la Covid-19, la visita de los reyes y, ayer, el funeral de despedida al popular Santiago Lanzuela Marina, que fuera presidente de la Diputación General de Aragón entre 1995 y 1999 (IV Legislatura) y considerado clave en el desarrollo de esta parte del estado español. Todos a una, los responsables de protocolo del gobierno de Aragón (Javier Carnicer), de las Cortes de Aragón (José María Gimeno), del Ayuntamiento de Zaragoza (Gemma Fernández-Ges) y de la Diputación de Zaragoza (José Luis Angoy) han acreditado no sólo su alto nivel de organización, sino también la necesidad de trabajar en equipo, contrastar las ideas y decididas las definitivas ir todos como un piña y trabajando como un equipo excepcional. Creo que es de justicia reconocer que todos hemos aprendido mucho de sus eventos, y, sobretodo, de su generosidad, de su buen entendimiento y de su defensa de la profesión. Merecen un homenaje muy especial que habrá que hacer cuando pase todo esto.

Si ya dejaban un cuño impecable en el evento del Día de la Comunidad (en plena pandemia), que se convirtió en la referencia que muchos profesionales han aplicado en sus instituciones, si nos dejaron boquiabiertos por la espléndida narrativa en el acto de recuerdo a las víctimas, ayer volvieron a demostrar en el funeral en honor de Santiago Lanzuela que en equipo todo es posible, y que las ideas bien diseñadas y trabajadas producen resultados espectaculares facilitando el cumplimiento de los objetivos y transmitiendo vida desde el protocolo. Continúe Leyendo…

Protocolo y periodismo

Esta vez quisiera dirigirme a los periodistas que trabajan en la redacción de los medios de comunicación y, por qué no, a las autoridades universitarias para que incluyan en sus carreras de comunicación asignaturas de protocolo que permitan a los futuros “plumillas” que cubran actos institucionales o hagan seguimiento de autoridades entender muchas de las cosas que están ocurriendo. De no ser así seguiremos escuchando o leyendo cosas que no se sujetan a la realidad o culpabilizando de cuestiones impropias a quien no es responsable. Por otro lado es cada vez más crucial que junto a las notas de prensa que una institución o entidad lance cuando se informa de un evento a los medios se incorpore el dossier dónde se expliquen los detalles protocolarios y su sentido o bien al menos se les entregue momentos antes del acto. Siempre he dicho, y como periodista que también soy, que un informador si supiera de protocolo tendría el doble de información que la que está viendo o escuchando. Hay muchos detalles detrás de cada evento que sólo se entenderán si se tiene conocimiento de esta disciplina. Protocolo y periodismo tienen que ir de la mano. Continúe Leyendo…

28-F: protocolo y ceremonial para emocionar

Con el corazón a un metro de mi cuerpo”… La cantante y compositora malagueña, Vanesa Martín, aparecía sobre el escenario del teatro de la Maestranza de Sevilla, bajo un único haz de luz, un micro, su guitarra y su voz casi a capella, rodeada de una profunda oscuridad. Carne de gallina ponía a todos con esta canción creada para la conmemoración de la jornada. Así comenzaba la ceremonia oficial de entrega de las medallas de Andalucía 2020, que en el día de ayer entregaban el presidente de Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet Aznar, con un aforo repleto y los 16 galardonados. Esos primeros instantes de emoción y sentimiento andaluz que puso la artista, hacía presagiar que este importante evento de celebración del Día de la Comunidad, no iba a ser igual en protocolo y ceremonial a ediciones anteriores. El presidente y su equipo de protocolo no tuvieron tiempo en la pasada edición de introducir cambios, pero prometió en su día que este año, coincidiendo, además, con el 40 aniversario de la declaración de autonomía, tendría importantes novedades. Se quedó corto en la promesa y ayer pudimos ver un acto lleno de sentimiento y emoción, donde el protocolo puso la cabeza y el ceremonial el corazón. Fue vibrante, intenso y un auténtico ejemplo de cómo un evento oficial también puede generar experiencias y sentimientos. Todo se dispuso para dar el protagonismo a quienes debían de tenerlo, los dos hijos predilectos y los galardonados con las diferentes medallas. Espectacular y hemos de agradecer que desde las instituciones públicas nos regalen en estos tiempos de crispación una escenificación de concordia y convivencia como la que vimos.

Medallas de Andalucía 2020

Vanesa Martín interpreta el himno de Andalucía.

Continúe Leyendo…

El protocolo del encuentro en Barcelona

Protocolo para el encuentro de Barcelona

Momento inicial de la reunión entre el presidente del Gobierno y el president de la Generalitat en el Palacio de Pedralbes.

La reunión de ayer en el Palacio de Pedralbes, en Barcelona, entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat, Quim Torra, evidenció la importancia que tiene el protocolo en ocasiones tan complejas como ésta. Los medios de comunicación nos preguntaban una y otra vez a noche ¿por qué el presidente del Gobierno cedió la derecha al president catalán en su última reunión en La Moncloa, y en la ciudad condal ocurría lo contrario? ¿Cuál debía ser la opción más correcta en circunstancias normales? ¿Tienen algún significado todos estos gestos? Es evidente que el protocolo, más allá de los contenidos políticos que se hayan tratado en el encuentro (no objeto de este artículo), ha girado en torno al empeño de cada parte de trasladar su propio mensaje a través de la escenificación.

Creo que es la primera vez que los medios de comunicación han sido conscientes de la importancia del protocolo en las puestas en escena institucionales, que obviamente contribuyen, y en mucho, al mensaje que pretenden trasladar. Pero desgraciadamente nos encontramos que muchos periodistas desconocen por lo general los principios más elementos del protocolo que les hubieran permitido entender con mayor claridad lo que han denominado “gestos” de la reunión. Pero resulta aún peor que diferentes políticos hayan criticado el uso de un “protocolo de Estado”, con los honores que conlleva. Nada más lejos de la realidad. Tampoco se puede negar que la Generalitat introdujo ciertos detalles que buscaban claramente evidenciar un encuentro de mayor nivel que el de otro presidente de una Comunidad Autónoma. Decir que Sánchez ha tratado como un jefe de Estado a Torra, desde el punto de vista protocolario es una barbaridad y nada más lejos de la realidad. Continúe Leyendo…