Protocolo y eventos: unir, no dividir

El dicho dice “divide y vencerás”. Pero la misma frase tiene el riesgo de darse la vuelta: “Divide y serás vencido”. La triste pandemia que estamos atravesando en el mundo ha traído situaciones negativas para el sector de protocolo y eventos, pero también cosas buenas para la profesión, como el hecho de aglutinarnos en la distancia para poner en común inquietudes generales. Por eso han surgido foros de encuentro interesantes sin limitación geográfica, reencuentros de sectores distantes y se ha conseguido unificar más en 9 meses que en 30 años. El Observatorio Profesional de Protocolo y Eventos fue el primero en dar ese paso el pasado mes de marzo, celebrando hasta ahora XVIII jornadas abiertas y por las que han pasado ya 2.179 personas. A esta iniciativa se han sumado también otras muy dignas e interesantes que aplaudimos. Sin embargo a raíz de estas felices noticias por lo que supone de unión, se han ido promoviendo otro tipo de convocatorias que no discutimos, pero que pueden dañar la imagen general de nuestra profesión Hemos entrado en una dinámica en donde el más osado se lanza a una especie de locura cuyos fines al menos nos genera dudas. Se anuncian foros y organizaciones universales, mundiales, intermundiales… Estamos ya esperando el encuentro sideral. Entrar en una carrera de este tipo, sin ánimo de favorecer la convergencia, es en mi modesta opinión una insensatez de quienes lo promueven, aparentemente ajenos al interés colectivo profesional o desconociendo la realidad de nuestro oficio, pareciendo responder más a intereses personales o “extraños” que conducen a la confusión. Continue reading