El Protocolo en situaciones de crisis toma más relevancia

Sin ánimo de ofender a nadie, por ejemplo, en esta comparecencia de los presidentes de España y Cataluña, ¿cuántas cosas se podrían haber mejorado o cuidado más? Empezando por la muy arrugada bandera de España, ese fondo de escalera, lazo negro en las banderas (ya se estaba de luto) y facilitar el trabajo a los periodistas. Solo por citar alguna cuestión.

He leído a lo largo de estos últimos días numerosos comentarios en las redes sociales hechos por algunos profesionales del Protocolo, “que lo importante es el dolor y lo de menos la forma de exponerlo”. Entiendo que lo diga la ciudadanía en general, ajena o desconocedora de lo que representa la trascendencia protocolaria como manera de expresar adecuadamente, en este caso, el dolor, rabia y solidaridad de un país que ha sufrido en sus carnes la barbarie terrorista en Barcelona y Cambrils. Pero no puedo comprender cómo dichos profesionales, duchos en la materia, puedan afirmar que la forma es lo de menos. En mi modesta opinión, no es así. Tiene mayor relevancia de lo que pensamos pues al fin y al cabo somos de alguna manera el espejo que buscan quienes precisamente desconocen sobre la cuestión y somos los responsables de dar visibilidad a la reacción colectiva como Estado. Y ahí es donde es dónde más se nota al buen profesional. Continue reading