Los Premios Princesa de Asturias cambian de formato por la Covid-19

Al inicio del confinamiento por la pandemia del Covid-19 señalé en mis redes públicas que la gran cara de medir en la incidencia de los grandes eventos, vendrían de la mano de dos actos importantes para nuestro país: la fiesta nacional del 12 de octubre y la entrega de los Premios Princesa de Asturias, el 16 de octubre, que tienen confirmada la asistencia de los reyes y la heredera. Nuestros peores augurios se han cumplido. A la ya conocida suspensión del desfile militar, se une el anuncio que hoy ha hecho la Fundación Princesa de Asturias de modificar radicalmente su formato, para poder garantizar las medidas de seguridad exigidas en eventos masivos de este tipo. Los premios no se entregarán en el Teatro Campoamor, se reducirá drásticamente el número de invitados, se suspenden el almuerzo y el cóctel y no será obligatorio para los galardonados la asistencia para recoger su escultura. También afecta a la organización de las actividades complementarias integradas en la Semana de los Premios y el acto de entrega del Premio Pueblo Ejemplar de Asturias que reduce el aforo sólo para los vecinos del pequeño pueblo del Principado, Somao.

Premios Princesa de Asturias

Imagen de la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias en la anterior edición de 2019, en la que habló por primera vez la heredera de la Corona, la princesa Leonor de Borbón.

Continue reading

El ROI de los Premios Princesa de Asturias

ROI Princesa de Asturias

Panorámica general del Teatro Campoamor de Oviedo, durante la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias de 2017, un evento que deja un ROI muy favorable.

La Fundación Princesa de Asturias gastó en 2017 en los eventos relacionados con la entrega de los Premios que lleva el nombre de la heredera de la Corona y que se entregaron en octubre pasado en Oviedo, casi cuatro millones de euros. Algunos pueden pensar que es un gasto excesivo, pero si a este guarismo añadimos que dejó un Retorno de la Inversión (ROI) de 61 millones de euros en impacto mediático y un nivel de audiencia acumulada de 1.466.562.000 personas solo en España, la cosa cambia mucho. Así se refleja en la Memoria Anual de 2017 que el pasado 1 de junio fue presentada al Rey de España en el transcurso de una reunión del Patronato celebrada en el Palacio de El Pardo, en Madrid. Dicho documento recoge, igualmente, que su página web recibió 650.903 visitas de usuarios de 168 países de los cinco continentes, que más de un millón de personas siguieron la retransmisión en tiempo real a través de Snappy TV, 545.864 visualizaciones en YouTube, más de dos millones de impactos en Twiter y casi tres millones en Facebook. A estos datos habría que sumar el impacto económico global que por ejemplo en el año 2011, según un estudio de Deloitte S.L., por cada euro gastado por la Fundación se generó 1,6 euros de PIB en el Estado.

Podemos concluir claramente que estos Premios no sólo aportan prestigio por su gran ceremonia cultural, sino que, además de trascendencia mediática nacional e internacional, produce beneficios al conjunto del país. Es clave en el mundo de los eventos hoy tener en cuenta los resultados que producen para determinar si es un gasto, una inversión, si produce beneficios específicos o globales o, en otros casos, resulta un negocio directamente. Pero para medir el ROI es necesario planificar los eventos incorporando ítems organizativos capaces de permitir la medición correcta. A nivel empresarial cada vez se tiene más en cuenta esto, pero desgraciadamente en el ámbito institucional es raro encontrase con algún caso. Este es otro aspecto que debe cambiar mucho en la industria de los eventos en todo el mundo. Continue reading

Entrega Premios ABC 2015: un buen protocolo que va más allá

Foto 1

Los eventos empresariales suelen enseñarnos muchas cosas que debieran ser perfectamente aplicables al sector oficial, a los actos que organizan las instituciones del Estado, comunidades autónomas y entidades locales. En numerosas ocasiones se ha apelado a que el protocolo empresarial, más allá de los grandes eventos corporativos que siguen otras pautas más relacionadas con la psicología, el marketing y la comunicación empresarial (interna y externa), se apoya mucho en las técnicas que se aplican en los organismos públicos. Afortunadamente cada día menos. Tratan ahora de mostrar su verdadera cara, alejándose del protocolo oficial y reivindicando su propia carta de naturaleza en este campo, sin que suponga renunciar al correcto idóneo tratamiento a los preceptos oficiales cuando concurren autoridades del Estado. Continue reading