La importancia de las placas protocolarias: la reapertura de Campofrío

Dos años después del desgraciado incendio de la planta de Burgos, la empresa de embutidos reabre sus instalaciones con el hashtag #hechoentretodos y con la presencia del Rey de España

placa-campofrio

Los actos del Jefe del Estado no solo se limitan a los que él mismo convoca o aquellos que por su papel institucional debe de presidir. El mayor porcentaje de los eventos (más del 95 por ciento) a los que asisten los miembros de la Familia Real son convocados y organizados por otras instituciones públicas o entidades privadas, y aunque el protocolo y ceremonial es responsabilidad del anfitrión, parece aconsejable recomendar el hecho de que se atiendan las necesidades protocolarias que rodean la figura del Rey y su Familia, cuando sea el caso.

La visita a la nueva planta de Campofrío en Burgos cobraba más interés para cada parte por las circunstancias acaecidas dos años antes (16 de Noviembre de 2014), cuando esta planta quedó destruida como consecuencia de un fatídico incendio que la convirtió en cenizas y dejó sin empleo a centenares de trabajadores y un drama para más de mil familias según recogía el diario El País. La presencia del Jefe del Estado en Nueva Bureba suponía el reconocimiento de la decisión empresarial de reconstruir la planta tras una inversión de 225 millones y hacerlo de tal manera que, incorporando las últimas tecnologías, la convierte en la más avanzada de Europa en el sector de embutidos. Y al mismo tiempo en un homenaje a los trabajadores que han sabido asumir sacrificios para hacer posible que se levantara la nueva planta y hoy trabajen 318 personas. Por estas razones, en el programa de la visita había que dar tiempos de encuentro del Rey con los directivos y representantes de la empresa y a los propios trabajadores que asumieron amplios márgenes de protagonismo, con su Comité de Empresa a la cabeza. Continue reading

Protocolo mediático

Precedencia antiguaEntrevista con el embajador de Pakistán el 17 de julio del pasado año.

El Rey Felipe VI ha modificado su puesto en la corta reunión que mantiene con cada embajador en Saleta del Nuncio en Palacio Real tras la entrega que éste le hace dela Carta Credencial que le acredita como tal. En su primera ceremonia de entrega de cartas (celebrada el día 17 de julio del pasado año, casi un mes después de ser proclamado Jefe del estado) se sentaba de tal forma que siguiendo la costumbre internacional dejaba a su derecha al ilustre representante de la nación extranjera.

Sin embargo, en las dos ceremonias siguientes (6 de octubre de 2014 y 8 de enero de 2015) ha variado intercambiado su posición. ¿Por qué? Solo razones mediáticas parece haber aconsejado que el Rey ocupe la derecha y su invitado la izquierda, resaltando así más la figura real. Seguramente, a los responsables de protocolo les ha movido una finalidad buena, conseguir que de frente a los fotógrafos quedara el embajador y saliera mejor parado en la foto. Y lo consiguieron en algunas de las entrevistas del 6 de octubre de 2014, como muestra esta imagen:

Precedencia octubre Entrevista con el embajador de Armenia.

Pero la realidad demuestra que póngase donde se ponga el Monarca los gráficos van a moverse para buscar a Felipe VI de frente. Resultado del cambio: el embajador sale ahora peor. De hecho en otra entrevista el mismo 6 de octubre muestra esta otra perspectiva:

AudienciaEntrevista con el embajador de Bélgica el 6 de octubre.

Parece aconsejable recomendar que el Rey vuelva al estilo de su primer día, que es más elegante, más humilde y más cortés. A veces los criterios mediáticos no consigue el resultado que se espera. A las seis últimas entrevistas más abajo recogidas me remito. Y si no lo consiguen, mejor atenerse al protocolo de la cortesía. Ceder la derecha al representante legal del jefe de Estado extranjero es más importante.

China

Irlanda

Hungría

Egipto

Panamá

Portugal

 Entrevistas realizadas por el Rey con los embajadores de China, Irlanda, Hungría, Egipto,Panamá y Portugal (se citan por el orden de las fotos), tras presentar sus cartas credenciales el pasado día 8 de enero en Palacio Real.

El Rey Juan Carlos representará a España en Colombia

reyrajoy_28270_1

El Rey Juan Carlos en el despacho de La Zarzuela con el Presidente del Gobierno el día 2 de junio en el que comunicó al pueblo español su decisión de abdicar como Rey de España.

Bueno, para quienes preguntaban una y otra vez qué papel desarrollaría el Rey Juan Carlos en su papel de Rey honorífico, y que pudiera justificar de alguna forma la modificación que se ha hecho al Real Decreto de Precedencias en España, tenemos ya un primer caso de cierto alcance. El Consejo de Ministros celebrado el 1 de agosto ha aprobado designar al Rey Juan Carlos para que represente a España en los actos de toma de posesión del Presidente de la República de Colombia que tendrá lugar el 7 de agosto de 2014 (Real Decreto683/2014,de 1 de agosto, por el que se confiere a Su Majestad el Rey Don JuanCarlos, la representación de España en los actos de toma de posesión delPresidente de la República de Colombia). Allá viajará el monarca padre representando al Jefe de Estado, asumiendo de esa forma el papel que hasta ahora venía ejerciendo el entonces Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, hoy Rey Felipe VI.

Es temprano aún para saber si ésta va a ser la tónica que se seguirá en adelante, pero analizado fríamente supone un cambio cualitativo de importancia. A las tomas de posesión de los presidentes iberoamericanos acudía hasta el 19 de junio el heredero, representando a su padre Rey y, en consecuencia a España, pero ahora quien acude es un monarca, rey, honorífico, pero al fin y al cabo rey. Durante su estancia en tierras americanas tendrá de nuevo la consideración de Jefe de Estado en representación de su hijo don Felipe VI. “Las tornas cambian”.

Obviamente, estamos ante un salto cualitativo en la calidad de la representación, pues con independencia de si es un Rey o un Príncipe quien represente a España –matiz ya importante de por sí- hay que valorar la propia figura y trayectoria de don Juan Carlos, jefe de Estado que fuera de España entre 1975 y 2014) que compartirá con otros primeros mandatarios de diferentes países el relevo presidencial en Colombia. Obviamente su reciente pasado de casi cuarenta años al frente de la Jefatura del Estado español le confiere mucho más que una mera representación. No sé, en consecuencia, si la decisión es la más adecuada o no para los intereses nacionales o para la consolidación del nuevo concepto de Familia Real española, pero políticamente es evidente que el Rey Juan Carlos es mucho más en este caso que un mero representante de su hijo Rey.

Personalmente creo que hay determinados cambios que requieren su tiempo, y que la medida no es idónea, máximo cuando coincide en fecha con el inicio en Palma de Mallorca de las vacaciones de don Felipe y de doña Letizia. Sería una magnífica ocasión visualizar con la presencia de don Felipe en Colombia que España sigue apostando claramente por su vocación iberoamericana, y al mismo tiempo evitar la confusión de la duplicidad de reyes.

En fin, no me cuadra mucho la decisión adoptada, aunque obviamente España estará bien representada por un monarca, ya honorífico, que aunque su crédito popular interno haya sufrido cierta pérdida, sigue contando con un alto prestigio y respeto en todo el mundo. Pero como España tiene dos reyes y ambos parece que tendrán actividades de peso, podremos duplicar nuestra presencia en diferentes foros. Al menos presumiremos ante el mundo de tener cuatro reyes muy activos.

No quisiera que se interpretara este comentario sobre la presencia de don Juan Carlos en Colombia negativamente, sino en su sentido de contribuir a la reflexión acerca de cuál debe ser el papel lógico y conveniente para los intereses de España de un rey honorífico, que públicamente se estrena como tal en un evento de tanta relevancia como el comentado. Pienso que realmente no se está definiendo bien, ni explicando correctamente y me preocupa, porque en la calle se dicen demasiadas cosas que deberían cortarse de raíz con decisiones más claras.