El protocolo del palco de la final

La composición de la primera fila del palco de la final de la Copa del Rey de fútbol, celebrada ayer en el Wanda Metropolitano de Madrid, evidencia a todas luces un problema endémico que tenemos en nuestro país cuando se hace protocolo en actos no oficiales a las que acuden las autoridades y muy especialmente en el ámbito deportivo. A excepción de los presidentes de los clubes, el de la Gestora de la Federación Española de Fútbol (FEF) y del “pseudoanfitrión” (Presidente del Club que gestiona el estadio) cuya presencia era obligada. Estos, más o menos, estuvieron donde podría corresponderles, el resto de asistentes en esta fila no eran representantes como tal del mundo del deporte, aunque algunos tengan competencias en la gestión deporte, sino políticos con responsabilidades institucionales. Por ejemplo, ¿tiene sentido que haya tres ministros en la primera fila del palco? ¿Qué pinta –dicho con cariño- la Ministra de Defensa y el de Interior –aunque sea sevillano- en tan destacado puesto? Se han convertido los palcos un lugar para albergar a las autoridades en una competición oficial estrictamente deportiva? No tiene sentido. No digo con ello que haya que prescindir de las autoridades, no. Pero sí mantener, al menos, un cierto equilibrio. Por cierto, felicitaciones al Barcelona F.C. y sus aficionados por su contundente victoria frente al Sevilla (0-5). Lo más importante de todo era el partido… Continue reading

El Real Madrid hace suya la bandera de España

casillas-cibeles
Enhorabuena a los amantes del fútbol que anoche vivieron una nueva jornada festiva con la final del Copa del Rey, celebrada en Valencia, y que encumbró en la competición al Real Madrid al vencer al Barcelona. Especiales felicitaciones a los seguidores del club blanco que hasta muy altas horas de la madrugada celebraron el éxito en los diferentes lugares de España por los que los madridistas se reparten en estas mini vacaciones o entorno a la diosa Cibeles en el centro de Madrid.
De nuevo, la Plaza de la Cibeles, rodeada de miles de aficionados, policías, televisiones, medios de comunicación, y enfrente del Ayuntamiento de la capital de España, con notoria aceptación popular y la total permisividad oficial, el capitán del equipo de Chamartín, Iker Casillas, siguiendo la tradición de la leyenda “Raúl”, puso en el cuello de la estatua emblemática la bandera de España con el escudo del Real Madrid.
Flagrante incumplimiento de la normativa y torpeza absoluta de las autoridades que miran hacia otro lado ante un hecho que representa la usurpación de la bandera de todos para convertirla en la de los seguidores blancos. Colocar el emblema del Real Madrid sobre el vexilo rojigualda nos parece un incumplimiento legal muy grave, una permisividad excesiva por parte de las autoridades y una frivolización condenable de los directivos del equipo que lo autorizan. ¿No es suficiente con poner la bandera del Club a la Diosa?
La Ley, por encima de tradiciones inventadas
Algunos pensarán que da igual, pero no. Colocar la bandera de España con el escudo del Real Madrid es hacer un uso privativo de un símbolo que es de todos y perjudica a la necesaria identificación sin complejos del paño nacional por todos los ciudadanos españoles. Si hay una ley que prohíbe la colocación de símbolo alguno sobre la bandera, ¿por qué no se persigue y se multa como es debido? ¿Tanto cuesta exigir al Real Madrid que impida esas acciones? Aquí no se puede apelar a tradición alguna, pues la ley aprobada por las Cortes Generales en 1981 está por encima de supuestas tradiciones.
Cada vez que el Madrid gana algo, la misma cantinela. Guardaré este artículo para no tener que reescribirlo en una próxima ocasión, porque seguro que los gobiernos seguirán mirando para otro lado ante hechos de este tipo promovidos por instituciones mediáticas, populares e influyentes. Precisamente porque los órganos competentes de la Administración, debería hacer la labor de profilaxis en el correcto uso del símbolo que es de todos y del que todos deberíamos sentirnos orgullosos. Creo que debería ponerse una buena sanción al club blanco por esta falta grave. Pero como no se hará que sigan ondeando banderas con todo tipo de logos privados o no autorizados. Personalmente ya me cansa tanto lo que se hace con la bandera de España que empiezo a mirarla con cierto recelo.
Sigue el vale todo
Si todo esto viene regulado por Ley, ¿por qué no se persigue? Debería la Administración ponerse ya muy en serio con el “despiporre” absoluto que hay en nuestro país con el mal uso de las banderas, empezando por ella misma. Con permisividades como éstas solo me queda callar cuando veo que el Presidente de la Generalitat concurre en un acto oficial en su sede con la bandera catalana solo. Sigue el vale todo.