¿Por qué en contra del Colegio de Protocolo?

El apreciado y respetado colega, Juan de Dios Orozco López, acaba de publicar un post en su blog que supongo surge al hilo de mi artículo de ayer sobre la necesidad de avanzar hacia el Colegio Profesional de Protocolo y Eventos, así como dar los primeros pasos para su consecución. Su rotunda oposición y algunas cuestiones que afirma me dejan bastante preocupado porque sencillamente creo que no es apostar por una profesión de futuro. Lo digo desde el afecto y conocedor de su trabajo en apoyo de todos los profesionales. Pero ese apoyo hay que hacerlo desde la razón y no sólo desde el corazón. También hablo como socio que soy casi desde los inicios de la Asociación Española de Protocolo y creo no ser sospechoso de mi apuesta por el asociacionismo desde muchos años antes de que entraras tu como asociado. No he pedido cargarme la AEP, al contrario, potenciarla como la gran federación nacional. ¿Qué hay de malo en esto? A veces los árboles no dejan ver el bosque. Pero te pido que tomes estas respuestas como un mero debate de interés y hecho desde el cariño para aportar otros elementos que permitan a todos formarse un juicio definitivo.

Por otra parte, me preocupa el gran desconocimiento que parece desprenderse del post acerca de lo que es hoy un Colegio Profesional, ya sea habilitante o no habilitante. Por lo tanto las conclusiones a las que aludes en el informe no cuestiona para nada la idea que muchos tenemos de ir hacia la colegiación, al contrario, lo refuerza. He participado en la constitución de varios colegios profesionales de periodistas –el ejemplo más próximo a nuestra profesión-, que no son habilitantes, pero tienen unas competencias valiosas y, especialmente, como entidad de derecho público la capacidad de ser interlocutor oficial ante la administración y poder emitir opiniones oficiales sobre la legislación que les afecta. Ya sólo esto, ¿no merece la pena? Por eso no entiendo la reacción y más cuando mezclas la propuesta con otros problemas que nada tienen que ver con el debate, metiendo en un saco muchas cosas que desvían el debate de lo principal. Un posicionamiento de amargura el tuyo que después de leerlo da la sensación de que esta profesión no tiene futuro alguno. No es cierto, estamos ante una profesión que crece, pero ha de crecer bien sino queremos matarla.

Creo que tu post no puede dejarse sin contestar y desde mi condición de socio de la AEP, ex vicepresidente primero de la misma y ex directivo durante más de 15 años, fundador de la OICP, socio de la Asociación de Protocolo, Eventos y Comunicación del Principado de Asturias, socio de honor de varias asociaciones extranjeras y nacionales, miembro de las Academias de Protocolo de México y Argentina, puedo opinar sobre el futuro de esta profesión, sin más intereses que la defensa de nuestro oficio y su reconocimiento. No me metas a mí en otros “charcos” que deberían ir a la depuradora. Me mueve el interés profesional, el colectivo, y de ello he dado muchas muestras de mi compromiso a lo largo de toda mi carrera profesional.

Si hablamos de la propuesta de un colegio, ¿a qué vienen tus palabras? Un debate no es soltar lo que uno lleva dentro sin que tenga relación con lo que se habla. ¿Crees que tengo intereses de parte en la creación de un Colegio? ¡Qué poco me conocen quienes piensen eso! Mi interés se llama la profesión, porque creo en ella, soy feliz con ella y quiero que avance para encontrar un mejor futuro y un mayor reconocimiento en la sociedad.

No puedo dejar de responder al post, y para que nadie me acuse de manipular voy a reproducir tus comentarios tal cual (en cursiva), y sobre cada uno de ellos daré mi opinión con frases subrayadas, para no desvirtuar o descontextualizar o sencillamente para quienes no nos hayan leído sepan las diferentes posturas. Vamos a ello.

¿Un tsunami aportar ideas para la profesión?

Mucho ruido y pocas nueces…..pero la culpa la tenemos nosotros. Algunos pretende crear un tsunami que se lleve por delante el trabajo de muchos años, pero no va a ser así.

¿Un tsunami que se lleve por delante el trabajo de muchos años? ¿Crees que eres el único que has trabajado por el movimiento asociativo en este país? ¿Es un tsunami proponer un Colegio Profesional de Protocolo, cuestión que por cierto figura en el programa electoral de la candidatura que ahora dirige la Asociación de la que tu eres delegado en Castilla La Mancha. Es un compromiso de la AEP, no lo olvides, y su actual presidente un firme defensor.

Aunque quiero creer en la buena voluntad de unos y otros, no dejo de cuestionar y de criticar todo lo que se está haciendo y cociendo alrededor del protocolo en España y, supuestamente, en defensa de los intereses de los profesionales.

Me gustaría que cuando se afirma algo tan grave como esto se explicara mejor. ¿Cuestiones todo lo que se está haciendo? ¿Todo? ¿Lo tuyo también?

Lo que a continuación expreso lo hago a título personal, sin olvidar mi responsabilidad como Delegado de la Asociación Española de Protocolo en Castilla La Mancha y en uso de la libertad que me proporciona mi independencia profesional, intelectual y económica. Creo que me hago eco de lo que unos no se atreven a decir por temor a perder su trabajo; otros por «el qué dirán»; otros porque creen que diciendo lo que piensan y hablando claro se crearán numerosos enemigos y muchos, muchos, por su escaso criterio o ignorancia. Otros callan, simplemente, por cobardía. A aquellos no puedo reprocharles nada. Para estos y los que quieren sacar siempre tajada, mi sincero desprecio.

Entre colegas no debe sentirse desprecio, pues todos tienen derecho a hablar o a no decir nada. Me gustaría que todo el mundo hablara y eso se está tratando, pero nunca minusvalores a tus colegas. No creo que nadie calle por cobardía, ni por ignorancia, ni por miedo a perder un puesto de trabajo. Respetemos a los demás.

¿Sobran profesionales?

Así que con indignación y rabia contenida, para ser muy claro y esquemático, ahí van algunas ideas sobre lo que me parece que está ocurriendo con el protocolo en España:

  1. España es uno de los países más importantes en el mundo en relación con la industria del turismo y los eventos pero le sobran profesionales con y sin titulación de protocolo.  Quien diga lo contrario, miente. Sólo los mejores -con y sin titulación- alcanzan trabajos en el mundo del protocolo. ..los mejores y algunos trepas, quede claro.

Llámame mentiroso pero en España no sobran profesionales. Tengo datos suficientes que lo acreditan. Otra cosa es que no todo el mundo, con estudios o sin estudios, tenga el perfil y las habilidades que en la actualidad exigen las empresas y las instituciones. El empleo ha crecido y el sector también. No mires solo al ombligo de protocolo, ni a las instituciones oficiales, que sólo representan el 5 por ciento del empleo en protocolo y eventos. No hay un día al año que no salgan varias ofertas de trabajo, pero si te fijas en los requisitos que se piden pocos pueden acceder a ellos porque se exige ahora unas competencias digitales y tecnológicas, de liderazgo y talento, comerciales, idiomáticas, innovación, comunicación, etc., y por supuesto experiencia. No todos cumplen esos requisitos, lo que acredita una vez más que los estudios de protocolo y eventos deben empezar a dar respuesta a esas necesidades, cuestión a la que ya me he referido desde mi blog en más de una ocasión.

  1. En relación con la obtención de un puesto de trabajo, la creación de un colegio de profesionales NO es la solución para encontrarlo. Además de ser una total entelequia. Si eres estudiante o has terminado la carrera -cualquier carrera- y te han contado algo diferente a «o eres de los mejores o no trabajas», te han mentido. Estar en posesión de una titulación oficial de protocolo no da derecho a un puesto de trabajo. Si te dijeron lo contrario, te han mentido.

Por supuesto que tener estudios universitarios no es garantía de acceso al puesto de trabajo, ni te da derecho a ello, ni en protocolo, ni en medicina, ni en derecho, ni en arquitectura… Personalmente, son las primeras palabras que digo a los alumnos cuando empiezan sus estudios de protocolo y eventos: “Tener un grado o un máster universitario te da conocimientos y te acerca a la realidad y a las experiencias, pero sólo con vuestras capacidades y habilidades encontraréis el empleo que buscáis. Aprovechad las enseñanzas que os darán multitud de buenos profesionales y formaros también más allá de las aulas”.

Tampoco el colegio profesional es una oficina de empleo. Es un órgano público de autorregulación, compromiso ético, defensa contra el intrusismo, interlocución y reconocimiento ante la administración pública. No miento si te digo que efectivamente si eres de los mejores encontrarás trabajo, no te quepa la menor duda. Tú que tienes un centro de formación que ofreces un Experto en Mayordomía y un Máster en Dirección de Servicios de Mayordomía y Gestión de la Experiencia del Cliente, en tu propia web afirmas: “Sin abandonar del todo el concepto tradicional de mayordomo, hemos creado un programa formativo único en el mundo de la hotelería de lujo con una visión actual e importantes perspectivas de empleabilidad para quienes sigan esta innovadora formación”. No cuestiono tu honestidad en estas palabras. Es más creo que los centros que ofrecen una buena formación lo hacen con el afán de conseguir empleabilidad. ¿Por qué cuestionas a todos los demás o lo generalizas de esta manera?

Colegio profesional, no profesión colegiada

  1. Nunca seremos una profesión colegiada por mucho que unos la anhelen y otros lleven años intentándolo…..sin conseguirlo. Parece mentira que no nos hayamos dado cuenta de todas las energías que hemos perdido en este ir y venir del maravilloso y solucionador Colegio de Profesionales de Protocolo.

Nadie está pidiendo una profesión colegiada (ojalá se pudiera conseguir), sino un colegio profesional es la tipología que se nos admita. Tampoco es cierto que se lleve años intentando. Se ha hablando mucho, sí, pero prácticamente sin hacer nada, más allá de algunos contactos que nunca nos han cerrado las puertas, aunque sí advierten de las dificultades en su recorrido. El problema es que para llegar al colegio hay que dar antes numerosos pasos y adaptarse para el cambio. ¿Se ha hecho algo de eso? No, rotundamente. Si lo hacemos tendremos el colegio, no tengas la menor duda, como los periodistas, por ejemplo. ¿Quién se va a oponer? La mayoría de los políticos, con cuidadas y razonadas gestiones, nos apoyarán. Pero no confundas la profesión colegiada con la existencia del Colegio Profesional. Ese juego de palabras no ayuda.

  1. Tras varios años de intentos,  no se ha creado ni un sólo Colegio de Profesionales de Protocolo en ni una sola región de España.Más aún, para el que crea que la solución a los problemas de protocolo está en la creación de estos colegios, solo hay que mencionar que, de crearse estos, los madrileños, los andaluces, castellano-manchegos, castellano-leoneses, extremeños y otros pueden ir olvidándose de trabajar fuera de su autonomía. Pongamos por ejemplo que si no sabes Catalán o Vasco, ya puedes olvidarte de trabajar allí porque si no sabes el idioma no podrás colegiarte. Do you understand me? Pues eso. O aprendes inglés o tampoco podrás trabajar en el Reino Unido….ni aquí.

En este párrafo puedo decirte que es falso que no puedas trabajar fuera de tu comunidad con los colegios. No engañemos a la gente. En el momento que estés colegiado en una comunidad puedes ejercer en todo el territorio nacional sin que ello suponga una doble colegiación o doble pago de cuotas. No digamos cosas que no son verdad. Además, nuestro colegio no le dejarán ser habilitante, ni tampoco creo que eso sea lo más importante. Lo importante es que la sociedad nos vea como una corporación profesional reconocida y agrupada en un colegio. Esa sería una victoria sin precedentes. Debemos seguir el modelo de los periodistas, que tampoco es habilitante, pero sí les ha dado una fortaleza enorme. El no saber catalán o vasco no es problema del colegio, sino de las instituciones que lo exigen (y lo están haciendo ya sin la existencia de colegios). Por lo tanto no confundamos. Léete bien la normativa sobre los colegios, por favor. ¿Cómo va a ver colegios de protocolo en alguna autonomía si no hemos empezado con ello? Esto no surge por generación espontánea. Tiene su proceso largo. Nadie aún lo ha planteado a los parlamentos regionales. ¿Es hora ya? Pues pienso que sí, pero defiendo que todos vayamos al unísono y con la misma fortaleza.

¿Tutela o afán de protagonismo?

  1. Hay un gran paternalismo, afán de protagonismo y deseo de tutela en el mundo del protocolo en España por parte de unos pocos. De manera que, desde que yo tengo uso de razón en esto del protocolo, la máxima utilizada por los que han controlado todo el tinglado protocolero ha sido «O conmigo o contra mi». Pues eso, «ni tutelas ni tu tías«. Ya está bien.

Opinar sobre la profesión y aportar ideas para su futuro ¿es paternalismo o afán de protagonismo? ¿Tutelar es aportar ideas? No creo que pienses eso porque entonces cuestionas todo el asociacionismo. ¿O conmigo o contra mí? No es ese el debate. Es cierto que hay sensibilidades diferentes y no tiene por qué ser malo. Hay visiones opuestas, hay personas que no tenemos por qué pensar igual, hay diferencias y a todos nos salen enemigos, sí, pero ¿qué profesión no sufre de este mal? La diversidad en el debate enriquece. Lo que no enriquece es que cada vez que alguien intenta hacer algo, muchos se pregunten como tú: “¿Qué interés tiene este detrás? Podría decir lo mismo de tu escrito, pero por el respeto que te tengo no lo voy a hacer. Respeto tus opiniones aunque me hubiera gustado que te hubieras guiado por una reflexión más profunda y de futuro.

  1. Existe una guerra, cuyo ruido de sables muchos no quieren oír, dentro del mundo del protocolo en España. Es una guerra de intereses. Esos intereses son totalmente ajenos a los intereses generales de TODOSlos profesionales. Es lícito defender intereses empresariales y personales pero sin despreciar el interés común. Otros valores como la lealtad, el agradecimiento, la búsqueda del bien común, la coherencia y el compañerismo son muy deseables entre los profesionales.

Opino lo mismo que en el párrafo anterior. Es normal que haya intereses por parte de todos, pero desde las asociaciones debe velarse por el bien común de la profesión, saltando por encima de intereses personalistas o empresariales. ¿Qué se está haciendo en ese campo? Esos valores a los que aluden están contemplados en el Código Deontológico de la profesión que la AEP ha suscrito. ¿Se está aplicando? Bien sabes que no. ¿Por qué? Tu sabrás mejor que yo la respuesta.

Respeto por las asociaciones territoriales o autonómicas

  1. La Asociación Española de Protocolo -la única y más numerosa organización nacional de profesionales- tiene mucho que decir y haceren lo que se refiere al liderazgo y gestión de la unidad de los profesionales además de trabajar con verdadero ahínco para no ser identificada con ningún interés particular. Desde la AEP se deben aunar los esfuerzos nacionales para trasladarlos al ámbito internacional, si procede y conviene a los asociados.

La AEP no es la única organización, aunque sí una de las que tiene carácter nacional (no olvides que hay más nacionales dentro de nuestro sector, como la AEVEA, OPC, Azafatas, MPI). Pero eso no debe excluir a otras asociaciones que tienen todo el derecho del mundo a crear sus plataformas en su territorio, y más en una profesión de tantas singularidades como la nuestra. ¿Vamos a negar a los catalanes, asturianos o gallegos, por citar algunos casos, que tengan su propia asociación autonómica? No me parece acertada la idea. Pero no niego que la AEP de cobijo a todas, pero no como se está haciendo ahora, sino bajo el formato de la Federación Española de Protocolo y Organizadores de Eventos. ¿En qué cambia la cosa? Si queremos estar unidos vayamos a la federación y respetemos a las asociaciones. Y cuando afirmo esto no tengo detrás interés alguno personal, sino colectivo.

  1. La única solución para que se defiendan los intereses de TODOS es disponer de una Asociación Española de Protocolo fuerte, con independencia de la creación y/o convivencia con otras asociaciones de ámbito autonómico.

Si no crees en una asociación de protocolo fuerte a nivel nacional y piensas que un colegio de profesionales será la solución para todos los males que rodean a nuestra profesión, lee solo las conclusiones de la página 5 de este Informe sobre los Colegios Profesionales tras la transposición de la Directiva de Servicios de la Comisión Nacional de la Competencia.

Sí merece la pena el Colegio

Echa un vistazo a este párrafo que también pertenece al documento anterior, se realista y ten claro qué tipo de profesional eres:  «Dentro de las profesiones, puede hacerse una distinción entre las profesiones libres, para cuyo ejercicio no se precisa ningún requisito específico de acceso, las profe­siones reguladas, para las que se precisa algún tipo de título administrativo o el cumplimiento de alguna condición previa, como puede ser contar con unos medios básicos o estar incluido en un registro, las profesiones tituladas, cuyo ejercicio se supedita a la posesión de un título académico específico y, por último, las profesiones colegiadas, que sólo pueden ser ejercidas por los profesionales que estén inscritos en el Colegio Profesional correspondiente.»

Para defender los intereses de todos lo primero que hay que hacer es conseguir que todos estemos asociados. Siempre he hecho campaña por las asociaciones y en mi apuesta por el colegio vengo advirtiendo que es necesario asociarse para evitar males mayores en el futuro. No tengas la menor duda que cuando haya colegios de protocolo la gran mayoría estará en ellos y entonces si seremos fuertes.

El párrafo al que aludes a la citada directiva deja bien claro los tipos de colegios que hay. Nuestra misión es decidir cuál es el que nos interesa a sabiendas que las profesiones colegiadas no es posible en nuestro caso. Como bien dices que cada uno diga que profesional se considera, ¿pero por qué tu obsesión en señalar reiteradamente que la formación en nuestro campo es innecesaria porque no garantiza nada? No creo que pienses así y que tu corazón te ha jugado una mala pasada. Puedo entenderte pero no comparto contigo que el mayor logro de esta profesión, el reconocimiento universitario, haya sido un esfuerzo valdío. A los hechos me remito. Si luchamos contra el intrusismo, en base a qué lo hacemos si no tenemos unos estudios de referencia? Medita en ello.

Finalmente, me parece que necesitamos un relevo generacional y emocional en el mundo del protocolo en España y para eso te necesitamos a ti en la Asociación Española de Protocolo. Solo siendo numerosos, permaneciendo unidos y dejando de un lado intereses particulares podremos defender con dignidad nuestra profesión y tendremos capacidad de influir. 

Claro que se necesita un relevo generacional, no tanto de personas, sino de forma de pensar, para dejar de ser una profesión a la que pueda acceder cualquiera que diga tener sentido común o cuente con un buen enchufe. El relevo es más de cabeza que de personas. No quiero perderte a ti, ni a los actuales responsables de las asociaciones, ni a personas de referencia que tienen mucho que decir aunque no estén asociados. Todos pueden seguir aportando, desde la experiencia o desde la innovación. Por eso el Colegio es clave y apuesto sin duda por él.

Leave a Comment.