La precedencia del Ministro en El Prado

Algo no “cuadra” bien (en cuanto a protocolo y precedencias me refiero) en esta serie de imágenes que hemos recogido de la web oficial de la Casa de S.M., referidas al acto celebrado el pasado lunes 19 de noviembre, en Madrid, bajo la presidencia de los Reyes de España, con ocasión de la inauguración de las celebraciones del Bicentenario del Museo Nacional del Prado, de cuya Comisión Nacional son Presidentes de Honor. Esta primera celebración fue la apertura de la exposición “Museo del Prado 1819-2019“.

Bicentenario del Museo del Prado. Precedencia Ministro.

Bicentenario del Museo del Prado. Precedencia Ministro.

En estas dos imágenes se aprecia la línea de recibimiento a la llegada de los Reyes al Museo, iniciada por la Presidenta del Congreso, y seguida del Presidente de la Comunidad de Madrid, Ministro, Presidente del Patronato del Prado y Director del Museo

Protocolo en el recibimiento

A la llegada de los Monarcas, para el recibimiento oficial a pie de coche, se aplica el artículo 12 del Real Decreto 2099/83 sobre Ordenación General de Precedencias en el Estado, pues el Presidente de la Comunidad se sitúa por delante del Ministro de Cultura y Deporte (si fuera el 10 sería al revés). Interpretar si este acto en el Museo es del artículo 10 ó 12 del citado Real Decreto es complejo y delicado, pues hay razones para considerarlo en ambas circunstancias (aunque personalmente creo que es más coherente y acertado el 12). Pero sea uno u otro hay que aplicar un criterio en el acto, no dos, y así observamos que en la presidencia del evento, la ordenación cambia y parece aplicarse el 10. En cualquier caso, entendemos excesiva la cortesía de que reciba en primer lugar la Presidenta del Congreso, cuando se trata de un acto del Ministerio y no ha supuesto para los Reyes desplazarse a otra comunidad autónoma (sin valorar factor cortesía). Entendemos más que suficiente que a la llegada con el Ministro, Presidente del Patronato y Director del Museo hubiera sido suficiente y en caso de estar la Alcaldesa incorporar por su orden al Presidente de Madrid y a la citada Primera Edil, entre el titular del Ministerio y el Presidente del Patronato. La Presidenta del Congreso y otras altas autoridades presentes pueden saludar en una segunda línea, al acceder al vestíbulo, y antes de que los Reyes estrechen sus manos a los miembros del Real Patronato y al Comisario de la Exposición que abre la celebración de la efemérides del Bicentenario.

Las líneas de saludo no responden siempre al hecho de colocar por su orden a las autoridades más relevantes presentes, sino a disponer aquellas que realmemte su presencia esté justificada en relación al evento. Claro, puede argumentarse que la Presidenta del Congreso tiene esa relevancia que justifica, pero quisiera saber si se hubiera hecho lo mismo de no haber estado ella y sí el Presidente del Senado o el Presidente del Tribunal Supremo. Sin embargo, sí sería correcto abrir la línea de saludo con el Presidente del Gobierno porque sería la autoridad anfitriona más alta presente (recordamos que el Museo es del Gobierno). En fin, que no a todos los altos representantes de los poderes del Estado se les da siempre el mismo tratamiento en cuestiones de este tipo y en actos que no son de su competencia directa. Queda un poco al libre albedrío de los organizadores, lo que a veces provocan decisiones difícilmente comprensibles desde el punto de vista protocolario… A lo mejor interesaba una personalidad alta de opción política diferente al Gobiermo para dar mayor proyección de una celebración que debe de estar por encima de partidismos. En fin, eso ya es arquitectura protocolaria de la fina, que a veces resulta dificil de entender si uno no se pone a analizar hasta los últimos cabos, y difícil de aplicar si no tienes como organizador “mando en plaza”.

Bicentenario del Museo del Prado. Precedencia Ministro.

Presidencia en la primera fila del salón de actos del Museo del Prado. Observese cómo a la derecha de los Reyes -linealmente- se sitúan las autoridades conforme al artículo 10, y a la izquierda los responsables del Museo por su orden interno.

Presidencia en el acto institucional

De acuerdo a mi razonamiento, para el saludo estoy de acuerdo en el orden (Presidenta del Congreso, Presidente de la Comunidad de Madrid, Ministro de Cultura y Deporte, Presidente del Patronato del Museo y Director del Museo). Pero en el acto institucional, en esa primera fila, no termino de entender bien el sentido de la ordenación, entre otras cosas porque el Ministro, al ser anfitrión (el Museo depende de su Ministerio) no puede verse relegado tras la Presidenta del Congreso. Entiendo que desde Protocolo se ha querido fijar una posición de anfitriones a la izquierda de los Reyes, con el Presidente y Director del Museo, y a la derecha a las autoridades por su orden, ¿pero qué orden? No es el mismo del recibimiento. De verse necesario dar ese puesto tan de honor a la Presidenta del Congreso (puesto 3, que no lo justifica el evento), lo normal es que el Ministro se fuera al 4 (a la izquierda de la Reina) y antes del Presidente del Patronato y el Director del Museo.

Supongo que en la filosofía de los organizadores (separar autoridades políticas y del Museo), el hecho de que el Ministro sea anfitrión político se le ha dispuesto por delante del Presidente de la Comunidad, y evitar, de esa manera, que quedara muy relegado con respecto a los Reyes. Pero, francamente, toma excesiva relevancia la Presidenta del Congreso en un acto que es ajeno a su institución y se atrasa innecesariamente al máximo representante del museo ministerial.

Bicentenario del Museo del Prado. Precedencia Ministro.

El orden es tan incorrecto que sin comentarios. Tampoco se ha elegido el mejor emplazamiento…

La foto de Familia de la Exposición

Y esta foto de posado de familia, sencillamente los Reyes están al revés (aquí no hay excusas salvo que la improvisación haya generado este “error”) y la ordenación del resto de personalidades quedan igualmente al revés (sigo sin entender por qué al lado del Rey no está el Ministro… Confiemos que no haya influido el hecho de que hubieran quedado juntas las dos únicas mujeres… Quedaría más preocupado entonces, porque la ordenación protocolaria de las autoridades y el género debe ser ya materia superada en nuestro país -más allá de determinadas costumbres sociales, como la alternancia de sexos en comidas de parejas-.

Tema para comentar con más profundidad pues ordenaciones de este tipo, tan “superestudiadas”, estratégicas y objeto de interpretación de una normativa nacional que se aplica tan singularmente suele terminar por confundir en materia de precedencias a la mayoría de los profesionales, y da pie a que cada uno lleve al extremo la tópica frase “si esto se hace a estos niveles, qué no podré hacer yo desde mi modesto ayuntamiento o comunidad autónoma”.

De cualquier forma, con estrategia o sin ella, estas ordenaciones no son buenas a nuestro juicio, al margen del cumplimiento o no del Real Decreto, aunque es evidente que están superestudiadas y quizá con bastante consenso. En estas fechas, darle tanto protagonismo a la Presidenta del Congreso nos lleva inconscientemente a pensar que estamos ante un evento cultural del 40 aniversario de la Constitución Española (que se celebra el próximo 6 de diciembre). Claro, si hay alguna cosa que no sepamos…, y que justifique las decisiones, mil disculpas a los responsables, pero todo indica que no se afinó bien la “puntería”. Venimos, además, de un Congreso sobre Protocolo Local,en el que en varias ocasiones se habló de la flexibilidad que se tienen desde los altos organismos del Estado y la escasa que conceden cuando se desplazan a comunidades y municipios. Hay muchas sensibilidades al respecto, aunque probablemente muchas de ellas con buena “mano izquierda” muy salvables.

Por qué el artículo 12

¿Por qué el artículo 12? Porque aunque el Museo está en Madrid y sea propiedad del Ministerio de Cultura y Deportes, no está en Madrid en su condición de Capital del Estado (aunque en su momento ello haya sido decisiva para su construcción, por la proximidad de la Corte y el propio factor de capitalidad). Pero el Museo es un equipamiento del Ministerio que debe seguir el mismo tratamiento para sus actos que cualquier otro que dependa también de dicha entidad aunque esté situado en Sevilla, A Coruña, Guadalajara o cualquier otro lugar. Dando la vuelta a esta afirmación, es como si el Ministerio de Defensa quisiera aplicar el artículo 10 cada vez que celebre el Día de la Fuerzas Armadas fuera de Madrid. Ojo con no equivocar que los actos generales promovidos por las instituciones centrales del Estado no siempre se aplica el 10, dependerá de si se celebran en Madrid (villa) o no. Por dar algún toque psicológico a la cuestión (por si ayuda a entenderme), podríamos preguntarnos: por los ciudadanos de nuestro país, ¿a dónde se asociaría el Museo del Prado, a España o a Madrid? Si respondemos España apliquemos el artículo 10. Si respondemos Madrid tiremos por el 12. Claro está que habrá quien diga que con Palacio Real ocurriría lo mismo (y los actos ahí si son promovidos por la Jefatura del Estado se aplica el 10), pero si se piensa con detenimiento no es la mismo la sede de una institución central del Estado que un organismo autónomo dependiente de un Ministerio…

(Ver información completa en la web oficial de la Casa de Su Majestad el Rey).

Leave a Comment.