Protocolo para las visitas oficiales en La Moncloa

Protocolo La Moncloa

Llevo tiempo analizando el protocolo que se sigue en Presidencia del Gobierno de España para el recibimiento a las altas autoridades nacionales y extranjeras que acuden a La Moncloa para entrevistarse con el Presidente. Un seguimiento que vengo haciendo desde la época de Zapatero, luego con Rajoy y desde el pasado 2 de junio con Sánchez. No ha variado en lo sustancial, más allá de alguna cuestión relacionada con el uso de banderas. Tampoco hasta el momento el actual inquilino del Palacio ha introducido cambios, al menos perceptibles a través de las imágenes que nos ofrece la web oficial de esta institución (videos y fotos). Evidentemente lo que se hace es muy correcto en términos generales y poco o nada se puede criticar al respecto desde el punto de vista protocolario. Pero viendo una y otra vez las diferentes casuísticas, he llegado a la conclusión que un pequeño ajuste daría más empatía, solemnidad, frescura y espontaneidad a este “momento foto” que tanta repercusión mediática suele tener. Es necesario, por otro lado, que se afinen los criterios relativos al uso y colocación de las enseñas oficiales, no siempre coherente incluso bajo el mandato de un mismo presidente.

Protocolo La Moncloa

Recibimiento al Presidente de Ucrania, primera visita oficial que recibió el actual presidente Sánchez en La Moncloa.

Para las altas personalidades, ya sean nacionales o extranjeras, el Presidente suele recibir en el exterior, en lo alto de la escalera, a unos metros de la puerta principal de acceso. El coche de la autoridad se detiene frente a la escalinata, y el invitado tras descender del vehículo y superar los cinco peldaños, recibe la bienvenida del anfitrión y posan ambos mirando hacia los periodistas gráficos acreditados, situados justo enfrente al otro lado de la calle (donde está dispuesta de forma permanente una tarima en varias alturas). El visitante quedará para el saludo y la foto a la derecha o a la izquierda, según la cortesía que se aplique. Lo habitual por lo que hemos analizado es que a los presidentes y primeros ministros, así como a los más altos representantes de organismos internacionales, se les ceda la derecha, mientras que a los nacionales no (pero no siempre ha sido así).

Protocolo La Moncloa

El presidente Rajoy no cedió la derecha al jefe de Estado de EE.UU.

Me parece más elegante que todas las personalidades que son recibidas en el exterior se queden a la derecha del anfitrión, pero esa decisión es responsabilidad única de aquél.

El control del espacio: dominio de los movimientos

Es importante que el Presidente sea adiestrado en los movimientos que debe de hacer, porque a veces por no controlarlos no se logra el protocolo pretendido. Por ir a situaciones recientes, el Presidente del País Vasco, primer líder autonómico que recibió Sánchez, quedó situado a su derecha, mientras que los líderes de Cataluña, Galicia, Andalucía y Asturias (a los que hasta el momento ha recibido) se situaron a su izquierda. Alguno que haya visto las imágenes, podría preguntarse por qué el político vasco goza de un mejor tratamiento. No va a reparar en que Sánchez pierde el dominio del espacio por culpa de un mal movimiento, y sí seguramente sacará la opinión equivocada que le ha cedido para que le apoye los presupuestos en el Congreso.

No le volvió a ocurrir con otro presidente autonómico, hasta el punto de que con el asturiano el gesto del anfitrión cuando vio peligrar el protocolo previsto, fue claro como puede apreciarse en este imagen de televisión (pinchar aquí y ver desde el minuto 02:11).

Protocolo La Moncloa

El presidente Sánchez se ve obligado con un gesto a indicar la posición a su izquierda del Presidente asturiano.

 

Protocolo La Moncloa

Visita del Presidente de Cataluña.

Protocolo La Moncloa

Visita de la Presidenta de Andalucía

Por el contrario, a los presidentes o primeros ministros extranjeros el Presidente anfitrión les sitúa a su derecha, aunque Rajoy en esto era menos generoso, y no siempre lo hacía, como puede verse en la imagen recogida anteriormente con el entonces Presidente de los Estados Unidos.

Protocolo La Moncloa

Visita del Primer Ministro de Irlanda. Se quedó a la izquierda, en contra de lo habitual.

Sánchez hasta el momento opta por ceder siempre la derecha a estas personalidades, pero de nuevo, por otro mal movimiento suyo, se le quedó a su izquierda el Primer Ministro irlandés, sin posibilidad de corregir. Situaciones muy similares han ocurrido con los presidentes Zapatero y Rajoy (por no ir más atrás con Aznar y González). Conclusión: el protocolo incluye en estas ocasiones un estudio de movimientos y el dominio de la escena por quien recibe.

Si al anfitrión le da igual la derecha que la izquierda y prefiere improvisar (algo no recomendable) no debe preocuparse de sus movimientos y del dominio del espacio. Pero si quiere aplicar un determinado protocolo es necesario que sepa moverse adecuadamente para que dentro de la espontaneidad las posiciones queden como están programadas.

El ajuste propuesto

El ajuste que proponemos no tiene que ver con estas posiciones, sino con el lugar exacto de la parada del vehículo del visitante y el de espera del anfitrión. Quedaría el espacio visualmente hablando más limpio si el coche no se detuviera frente a la escalinata, sino un poco antes de ésta, para que el visitante tuviera más espacio y caminara solo unos metros hasta el encuentro con el Presidente. Éste no estaría en lo alto de la escalera, sino a ras de calle. De esta forma se evitaría algo que no nos gusta: que el visitante tenga que “escalar” hacia la posición en alto del anfitrión. Es más elegante esperar al mismo nivel. Ahí se saludarían. Para eso es fundamental que el invitado llegue por la izquierda del anfitrión, para que los medios tengan la foto “limpia” del primer encuentro (como el saludo es con la mano derecha, debe llegarse al encuentro desde la izquierda de quien espera para que nadie dé la espalda a los gráficos). Posteriormente, ambos, girándose sobre sí mismos, subirían la escalinata de cinco peldaños y posarían de nuevo para una segunda foto al nivel de la puerta del edificio. De esta forma evitaremos el siempre molesto cruce del vehículo (ver imagen en https://www.abc.es/espana/abci-pedro-sanchez-recibe-moncloa-presidente-gobierno-vasco-201806251320_video.html), damos mayor solemnidad al momento, generamos dos situaciones distintas de foto, evitamos los desiguales niveles de posición y ganamos mayor empatía y naturalidad en el lenguaje no verbal. Creo que analizando la visita de hoy del Presidente francés a La Moncloa puede añadir elementos para una mejor comprensión de los que aquí se dice (pinchar aquí).

 

Protocolo La Moncloa

Donde para el vehículo termina molestando y condiciona mucho los movimientos poara el saludo. Como puede verse, el visitante avanza de espaldas a los fotógrafos y debe subir cinco escaleras antes del saludo. Aspectos que se podrían corregir.

Banderas para las visitas nacionales

Las banderas forman parte de la escenografía del saludo de bienvenida. Se colocan a ambos lados de la puerta. Cuando es visita de un presidente autonómico, flanqueando la puerta principal se dosponen la bandera de España (derecha de la puerta) y la de la comunidad autónoma (izquierda). Es correcto, pero considero más adecuado colocar sendas banderas juntas en ambos lados de la puerta, para que se vean siempre juntas y por su orden. Si están separadas, cualquier fotografía en diagonal deja una enseña fuera de plano. Además, en estos casos entendemos que los vexilos oficiales deben estar juntos. Es bueno duplicarlas a ambos lados de la entrada por equilibrio y seguridad de que sea cual sea el ángulo gráfico las banderas saldrán en el tiro de cámara.

Protocolo La Moncloa

Visita del Presidente de Galicia. Como puede observarse se prescinde de la bandera de Europa.

Otra cuestión que no entiendo es por qué con los presidentes autonómicos se prescinde de la bandera de Europa, cosa que no ocurre con las visitas de altos mandatarios extranjeros. Supongo que será algo estudiado o pedido por el Presidente (lleva años haciéndose así), pero no entendemos las razones. Al contrario, al retirar la europea parece como si fuera menos “importante” la entrevista. Aunque es evidente que la relevancia de un encuentro internacional probablemente en muchos casos supere al autonómico, no hace falta que organizativamente se potencie esa visualización. Si habitualmente en los actos del Presidente está la bandera de España y de Europa, debería mantenerse siempre ese criterio y añadir la bandera del país o comunidad autónoma que toque. Es mucho más sencillo y no andaremos metiendo y sacando del armario las enseñas.

Protocolo La Moncloa

Visita del Presidente catalán. Tampoco está presente la bandera de Europa.

Protocolo La Moncloa

Visita de la Presidenta andaluza al presidente Rajoy, en 2014. Entonces, la bandera de Europa se colocaba en las reuniones en La Moncloa con los presidentes autonómicos. En los últimos años no.

Protocolo La Moncloa

Mismos personajes que en la foto anterior, pero la imagen es de 2018. Desaparece la bandera de Europa y ese protocolo lo mantiene en la actualidad el presidente Sánchez.

Banderas para las visitas extranjeras

En las visitas de mandatarios extranjeros, las banderas que habitualmente se colocan (doble juego similar en ambos lados de la puerta) son la española en el centro, a su derecha la del país visitante y a la izquierda la europea. Al hilo de esto, ¿qué sentido tiene entonces poner la bandera de Europa entre dos de España con ocasión de la visita del Presidente del Consejo Europeo a Sánchez? (lo vimos también en otra visita europea en el caso de Rajoy). Pasamos de ponerla la última a darle la máxima prioridad. Estimo que sería más lógico dejar la de España en el centro y flanquearla con dos europeas. Es necesario poner dos para que quede claro que es en honor de una autoridad de la Unión, pues habitualmente la enseña europea se coloca aunque no haya representante alguno del organismo continental.

Protocolo La Moncloa

Sánchez recibe al Presidente del Consejo Europeo. Observese la extraña ordenación de las banderas, que aunque no aparecen en la imagen, se repiten en la misma posición al otro lado de la puerta

¿Por qué para la OTAN, que es una organización supranacional, se sigue una ordenación que no es coherente con las visitas europeas? Evidentemente el tratamiento de los símbolos de ambas organizaciones implica de por sí un claro mensaje mediático (en Presidencia del Gobierno hay magníficos técnicos de protocolo para pensar que estamos ante un error).

Protocolo La Moncloa

Ordenación de banderas para la visita del Secretario General de la OTAN.

Protocolo La Moncloa

Entrevista en La Moncloa entre los presidentes francés y español. Las tres banderas, España, Francia yEuropa, tras ellos.

Protocolo La Moncloa

Misma visita del Secretario General de la OTAN recogida en la imagen anterior. En las visitas de mandatarios extranjeros, en la sala de la entrevista, se colocan la bandera de España, a su derecha la del país u organización del invitado, y la de Europa.

Protocolo La Moncloa

Reunión en La Moncloa entre el Presidente de Líbano y el Presidente espàñol. La bandera de España en el centro, a la derecha la del Líbano y a la izquierda la europea.

Guardia de honor

Cuando se trata de visitas de mandatarios extranjeros, a ambos lados de la puerta de acceso al edificio, se sitúa la Guardia de Honor, compuesta por sendos guardias civiles (cuerpo responsable de la seguridad del Complejo de La Moncloa), ataviados con uniforme de gala de época. Hemos visto algunos casos en que no se hace, pero la mayoría de las veces sí, cuestión que no podemos explicar por desconocer los motivos.

Protocolo La Moncloa

Visita del Presidente de Líbano.

Protocolo para el encuentro

Ya en el interior del Palacio, el visitante se coloca para la entrevista o reunión a la derecha del Presidente. Aquí sí que es igual el protocolo para mandatarios extranjeros que autonómicos. Y la misma situación se mantiene si la reunión es una comida, o la firma en el libro de honor o la suscripción de un acuerdo o convenio de cooperación bilateral, como puede verse en estas imágenes (siempre, hacia el lado derecho del Presidente anfitrión, y por detrás, se colocan las banderas correspondientes).

Protocolo La Moncloa

Visita del Presidente electo de Colombia.

Protocolo La Moncloa

Un instante de la reunión con ocasión de la visita del Presidente del Consejo Europeo.

Protocolo La Moncloa

Almuerzo ofrecido al Primer Ministro de Irlanda, situado a la derecha del Presidente español..

Protocolo La Moncloa

Firma de acuerdos entre Ecuador y España, durante la visita a La Moncloa de su Presidente.

¡Feliz verano!

1 Comments

  1. Estupendo este post. Es muy curioso lo que comentas de las banderas en la visita de Donald Tusk.
    Tu propuesta para el recibimiento es muy acertada y mejoraria sobre todo el ascenso solitario del visitante por la escalera. Tu idea se parece bastante al protocolo de la Casa Real en las visitas a la Zarzuela con los Reyes esperando al pie de la escalera y el coche parando a escasos metros.

    No recordaba la foto del recibimiento de Obama con Rajoy, realmente es sorprendente, quizas en el video del momento se puede explicar, que Rajoy se quedara mal colocado y prefirio no corregir.

    Espero seguir disfrutando del blog en Septiembre. Feliz Verano.

Leave a Comment.