Firma acuerdo social: contradicciones en el protocolo

El Presidente del Gobierno de España, acompañado por la Ministra de Empleo y Seguridad Social, firmó esta mañana un acuerdo con los dos principales sindicatos, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT), y las dos organizaciones empresariales, Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME). Un pacto por el que se aumenta el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en un 4 % para 2018 y un horizonte de 850 euros mensuales para 2020. El acto de la firma del acuerdo, cerrado el pasado 19 de diciembre, se celebró en el Salón de Tapices de la sede de la Presidencia (La Moncloa) y su protocolo nos aporta una vez más diferentes variables que son susceptibles del análisis. Cierra este año este modesto blog con una buena noticia social en medio de un país para el que sólo parece existir el problema catalán. La ceremonia de esta mañana nos trae algunos interrogantes sobre los criterios que se siguen a la hora de hacer precedencias sociales, que no vamos a cuestionar, pero sí a reflejar ciertas contradicciones para que cada uno saque sus conclusiones. Debemos dejar bien claro que estamos ante una buena noticia (que es lo importante), pero dada la vocación de este blog vamos a ver los cambios habidos con respecto al acuerdo anterior y para los que no encontramos justificación alguna (salvo posibles acuerdos protocolarios entre las partes a los que no hemos tenido acceso).

Firma del Presidente del Gobierno tras hacerlo los representantes sindicales y empresariales.

Los medios de comunicación se han apresurado enseguida, de forma incorrecta, en señalar que desde el gobierno de Zapatero, el 2 de febrero de 2011, con la firma del “Acuerdo Social y Económico” (ASE), Gobierno y agentes sociales no habían firmado acuerdo alguno, cuando la realidad acredita que el 15 de diciembre de 2014 las mismas partes sellaron el “Acuerdo para la Activación del Empleo”, también en La Moncloa. Precisamente , la firma de ese acuerdo fue objeto de análisis en este blog y pasados tres años merece la pena valorar un mismo tipo de acto, con los mismos agentes (aunque con cambios en las personas que representaban a los sindicatos), pero con soluciones protocolarias que han sufrido variaciones sin que encontremos ni justificación ni criterios al respecto.

El Protocolo de los puestos

Nos ha llamado mucho la atención que el protocolo para la asignación de puestos seguido para el acto de esta mañana haya variado sustancialmente con respecto al de 2014, aún cuando las circunstancias son similares (no de contenido pero sí de puesta en escena). Hoy, los seis protagonistas de la firma presidían el acto de acuerdo a la siguiente ordenación:

Curiosamente hace tres años el protocolo era muy diferente con las mismas representaciones:

Ya entonces criticamos el error protocolario que suponía el hecho de que la Ministra quedase por delante del Presidente del Gobierno. Esta vez se hizo bien entre ellos dos, pero ¿a qué obedece el cambio de protocolo de los interlocutores sociales? ¿Qué explicación se puede dar? Desde el punto de vista técnico, ninguna. Puede haberlas de índole político, pero mal favor haríamos a la institucionalidad si en esto funcionaran por encima de todo los criterios políticos.

Es cierto, que los agentes sociales no vienen en el Real Decreto de Precedencias y en consecuencia los servicios de Protocolo de la Presidencia del Gobierno pueden decidir en un sentido u otro, pero debieran tener congruencia con los criterios. Es costumbre aceptada que los representantes empresariales toman precedencia sobre los sindicatos. La precedencia entre los empresarios es primero CEOE y luego CEPYME (cuestión de representatividad), y para los sindicatos el número de delegados sindicales elegidos en las últimas elecciones (hoy, como hace tres años, CCOO tiene más frente a UGT). En ambos casos actos, la precedencia entre cada parte es correcta. Pero hay que ir más lejos en la reflexión.

Momento de la firma de los representantes sindicales. Se han sentado en el mismo orden físico en el que estaban en la presidencia, para evitar un cruce extraño, cosa entendible.

Firma de los representantes empresariales por su orden.

Esta vez sin mezclar

Al margen del error de 2014 entre el Presidente y la Ministra, hoy sindicatos estaban juntos a la derecha del Presidente y los empresarios a la izquierda. Es decir, el Gobierno aparecía visiblemente en el medio de ambas partes negociadoras. Pero en 2014 se optó por un criterio más equilibrante y a nuestro juicio más acertado: mezclar entre las partes sociales sin vulnerar el orden de cada una. Cualquiera de las opciones es correcta, pero ¿por qué se modifican los criterios si básicamente estamos ante actos idénticos y con los mismos objetivos?

Somos conscientes de que ningún acto es igual, y que en todos ellos no siempre hay soluciones similares. Pero los cambios se basan en criterios razonables, que valoran también antecedentes y costumbres. No hemos visto eso en esta ocasión y más parece responder a un protocolo político a la carta, que pierde la memoria y no sabe encontrar el equilibrio institucional que pedía más la mezcla de los agentes.

La decoración y las banderas

Llama la atención que en 2014 las banderas de España y Europa estuvieran presentes a ambos lados de la escenografía de la Presidencia, y que en esta ocasión se prescindieran de ellas, precisamente en la firma de un acuerdo que es fruto de una exigencia de la UE. No decimos que en 2104 estuvieron más acertados que esta mañana, ni al contrario, pero ¿cuál es el criterio? Hoy toca, hoy no toca… Y la trasera poco acertada y mal orientada, por no decir que sigue persistiendo el problema de iluminación y sombras en La Moncloa.

Tres planos periodísticos de la intervención del Presidente… Cada uno que saque conclusiones… Las mías son desacierto total.

Protocolo durante los discursos

El orden de intervenciones seguido tras la firma fue el mismo en ambas ocasiones. Tomaron la palabra por este orden:

  1. Secretario General de UGT.
  2. Secretario General de CCOO.
  3. Presidente de CEPYME.
  4. Presidente de CEOE.
  5. Presidente del Gobierno.

Intervención del Presidente de CEOE.

Discurso del Secretario General de CCOO. Se pierde la producción gráfica.

El orden responde al criterio de “menos a más” en el rango de precedencias, abriendo el de menor y cerrando el de más. ¿Por qué aquí sí se respeta el orden y en la presidencia de la firma no? Incongruencias de difícil explicación. Por supuesto, no hubiera puesto a los empresarios a ambos lados del Presidente del Gobierno y la Ministra, pero sí hubiera mezclado como en 2014, porque la foto es más rica y más conciliadora.

En el momento de los discursos, todos ocuparon asiento en las primeras filas de la derecha y de la izquierda de público. En 2014 en una misma fila (la de la izquierda mirando hacia la Presidencia) estaban (por este orden):

  1. Ministra
  2. Presidente CEOE
  3. Presidente CEPYME
  4. Secretario CCOO
  5. Secretario UGT.

Hoy, la Ministra estaba en la primera fila de la derecha de público, y los agentes sociales en la de la izquierda pero en este orden:

  1. Secretario CCOO
  2. Secretario UGT
  3. Presidente CEOE
  4. Presidente de CEPYME.

Acto de hoy. Puede observarse los cambios con respecto a 2014 que se reproducen a continuación.

En la primera fila, en primer plano, de izquierda a derecha, Secretario General de UGT, Secretario General de CCOO, Presidente CEPYME, Presidente CEOE y Ministra de Empleo, durante el discurso del Presidente en la firma de 2014. Todo lo contrario a 2017.

¿Alguien entiende algo? Pues cerramos el año como casi lo empezamos, sin entender muchas decisiones protocolarias que se toman al más alto nivel institucional, que confunden a los profesionales y que, por el hecho de hacerse en estas instituciones, se consideran como válidas y camino a seguir, cuando en esta ocasión las decisiones no fueron acertadas, ni marcan pauta atinada.

Y podríamos hablar de encuadres gráficos, traseras, iluminación, sombras, etc… En la mesa utilizada se ha ganado en esta ocasión.

Imagen general del acto de 2014. Se pusieron banderas. La mesa era diferente a la actual. En eso se ha ganado.

Pero vamos a dejarlo ahí porque es tan evidente la falta de perspectiva comunicacional que mejor cerrar aquí (ni tan siquiera la ubicación de los gráficos.

Ver más en: http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/
http://www.antena3.com/noticias/economia/rajoy-presiden-firma-acuerdo-subida-salario-minimo-interprofesional-2018_201712265a41ef6f0cf26563e2836b8f.html
http://www.lamoncloa.gob.es/multimedia/videos/presidente/Paginas/2017/261217rajoy_smi.aspx

Eso sí, no acabamos sin desear a todos los lectores un espléndido año 2018. ¡Felicidades!

Leave a Comment.