Desacertada ceremonia de conmemoración del 60 aniversario de la UE

25032017-Foto_Familia

La han llamado oficialmente cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros con ocasión del 60 aniversario de la Unión Europea. Celebrada ayer en Roma, los líderes de los 27 países miembros de la UE presentes (no asistió la que debiera ser la 28, la Primera Ministra del Reino Unido, país que iniciará su salida de esta organización), firmaron una declaración en la que se todos se “comprometen a trabajar por una Europa segura y protegida, que genere crecimiento y empleo y promueva el progreso económico y social y tenga más peso en la escena mundial”, según recoge la web oficial de la Presidencia del Gobierno español. La Sala de los Horacios y Curacios del Palacio Dei Conservatori, en el Campidoglio, sede del ayuntamiento romano, fue el escenario elegido, reviviendo así el 25 de marzo de 1957 la firma de los tratados de Roma por parte de Alemania Federal, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos, que dieron origen a la Unión. En virtud a esos tratados se creaban la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad de la Energía Atómica (EURATOM). Fue una ceremonia con un correcto protocolo como suele ser habitual en el ámbito comunitario, pero carente de la solemnidad que una fecha así hubiera requerido en unos momentos muy críticos para esta institución supranacional. Ver resumen de la ceremonia en: https://tvnewsroom.consilium.europa.eu/event/60th-anniversary-of-the-rome-treaties-169ae/60th-anniversary-of-the-rome-treaties-highlights-16b88 

25032017-Roma6

Recibimiento al Presidente del Gobierno de España en el Campidoglio de Roma a cargo del Primer Ministro italiano, Presidente de la Comisión y Presidente de Malta (presidente de turno de la UE).

El programa del encuentro

La cumbre se iniciaba a las 09.00 horas con la llegada ordenada y protocolizada de los máximos líderes al Campidoglio de Roma, donde fueron recibidos, y en este orden, por el Primer Ministro italiano, el Presidente del Consejo Europeo y el Presidente de turno de la UE (Presidente de Malta). Una hora después se iniciaba la ceremonia de celebración del 60 aniversario de los Tratados de Roma, que, tras las intervencionesd de los miembros de la mesa presidencial, finalizaba con la firma de la declaración conjunta por parte de los 27 y los presidentes de las instituciones comunitarias. Seguidamente se hizo la tradicional “Foto de Familia” ante la espectacular fachada del edificio histórico.

erroma2_foto610x342

Interpretación de Himno de Europa.

Pasadas las 12.00 horas, los presidentes del Consejo, Comisión y Parlamento, junto al Presidente de Turno y el Primer Ministro italiano comparecieron en una rueda de prensa conjunta en el Campidoglio, como puede apreciarse en esta captura de imagen:

Captura de pantalla 2017-03-26 a las 13.47.56

La rueda de prensa oficial de la Unión Europea se hizo en el mismo escenario de la firma, para lo que hubo que desmontar la mesa presidencial. Mismo orden protocolario que en el acto.

Paralelamente el resto de líderes acudían a sus respectivas embajadas en Roma, como hizo el Presidente de España, para hacer una declaración y someterse a las preguntas de los medios de comunicación acreditados. Por cierto, la puesta en escena de Rajoy en la sede española no me ha gustado nada, como puede verse en estas fotos:

25032017-Roma14

25032017-Roma11

Se cerró la cumbre con un almuerzo ofrecido por el Presidente de la República italiana en el Palacio del Quirinal, con una mesa en forma de “U” invertida que pienso que para esta ocasión tan especial debiera haberse buscado otra opción más integradora y no tan distante. Basta mirar la presidencia de la misma para observar esa sensación de soledad y distancia.

Comida

Comida 2

Encuentro con el Papa

Los líderes llegaron a Roma en realidad el día anterior, donde a las seis de la tarde el Papa Francisco recibió a todos los asistentes en la Sala Regia del Palacio Apostólico e hizo la “Foto de Familia” en la Capilla Sixtina (ver imágenes en https://www.efe.com/efe/espana/mundo/el-papa-y-los-lideres-europeos-bajo-la-mirada-del-juicio-final/10001-3217369#), un lugar poco habitual para este tipo de encuentros y que es el marco donde elige al Papa.

Francisco-Vaticano-OSSERVATORE-ROMANO-AFP_1010911723_125115719_667x375

Capilla Sixtina

Una ceremonia carente de pasión y mensaje

La ceremonia principal, firma de la declaración, fue sobria como corresponde a los tiempos, pero estuvo carente de la necesaria fortaleza y solemnidad que requiere ahora mismo la Unión Europea, inmersa en una importante crisis no solo por la salida británica, sino por los enfrentamientos entre países a propósito de su papel ante el éxodo migratorio de Oriente Medio y el auge de líderes populistas en diferentes países que cuestionan su permanencia en la UE. En una situación así, la necesidad de renovar el compromiso de unión y convivencia resulta más necesario que nunca, por eso la puesta en escena debía responder claramente al mensaje firmado.

AMPLÍA INFORMACIÓN PIE DE FOTO GRA025. ROMA, 25/03/2017.- El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, firma la "Declaración de Roma", que subraya la unidad e indivisibilidad de los Estados miembros y la voluntad de seguir avanzando en el proyecto europeo, en el Campidoglio, sede del Ayuntamiento romano y donde en 1957 se firmaron los fundacionales Tratados de Roma. Los jefes de Estado o de Gobierno de los 27 países de la Unión Europea (UE), sin Reino Unido, conmemoran hoy en la capital italiana el 60 aniversario de los Tratados de Roma. EFE/Antonello Nusca

Consideramos que detrás de la mesa de firma debería estar únicamente la bandera de Europa, que representa a todos, y no solo algunas banderas de los países miembros, porque no es posible que salgan en la foto todas.

Hollande

La carencia de solemnidad fue evidente. Incluso los momentos de firma de cada líder se convirtieron en situaciones a veces cómicas que provocaron continuas risas entre los máximos mandatarios (no estamos para muchas bromas). Una mesa inadecuada para la firma, una carpeta desastrosa, con los folios para la firmas sujetos con sendos clips claramente visibles, sin apenas espacio para estampar las firmas. Tanto es así, que al término de la misma, los líderes se reunieron entorno a la carpeta para valorar los espacios que cada uno había ocupado con su firma. El propio presidente de la Comisión se permitió el lujo de jugar con las plumas… En fin, poco serio nos pareció. Somos partidarios de que estos actos no sean excesivamente protocolizados en su estructura, diseño y guionización, y que una cierta naturalidad siempre aporta, pero de ahí a lo que hemos visto…

Distribución del espacio desacertado

GRA011. ROMA, 25/03/2017.- Los jefes de Estado o de Gobierno de los 27 países de la Unión Europea (UE), sin Reino Unido, conmemoran hoy en la capital italiana el 60 aniversario de los Tratados de Roma y firmarán una declaración sobre el futuro del bloque comunitario. En la imagen los líderes de los Estados miembro de la UE, junto a autoridades comunitarias, entre ellos el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy (3-i, primera fila); la canciller alemana, Angela Merkel (5-i, primera fila, y el presidente francés, Francois Hollande (7-i, primera fila), al inicio de la ceremonia en el Campidoglio, sede del Ayuntamiento romano y donde en 1957 se firmaron los fundacionales Tratados de Roma. EFE/Antonello Nusca

Presidencia del acto. De izquierda a derecha: Presidente de la Comisión, Presidente del Parlamento, Primer Ministro italiano (anfitrión), Presidente del Consejo Europeo y Presidente de Malta (Presidente de turno). Orden correcto según las nuevas precedencias europeas.

tratados-roma

Roma. 25 de marzo de 1957. Mismo lugar y espacio. En 2017 se intentó simular aquella firma de tratados que dió origen a la Comunidad Económica Europea. Pero los resultados de la puesta en escena, 60 años después, resultó mucho más pobre en mensaje político, teniendo en cuenta la eviolución de los tiempos.

El espacio se quedó insuficiente por estrecho, quizá debido a una desacertada disposición de la Sala (por mucho que se haya querido repetir el marco de 1957), dando excesivo protagonismo a los representantes oficiales de la Unión (Consejo, Parlamento, Comisión, presidente de turno y anfitrión del encuentro, Primer Ministro italiano), que ocuparon una presidencia poco estética, con un claim en su parte frontal que apenas se dejaba ver. Un protagonismo que dejaba en segundo plano a los líderes de los países, que son los auténticos protagonistas porque son los verdaderos representantes de los ciudadanos europeos. Sencillamente, creo que hubiera sido más acertado no disponer presidencia alguna, disponer una buena mesa de firma con mensaje, y dar más notoriedad al momento firma de cada país.

Con ese fondo, el mismo de hace 60 años, la disposición de las banderas estrechaban más el espacio y rompían una estética y una armonía que resultaba clave para este evento. Además de mal colocadas (estéticamente hablando) y con nada menos que seis banderas europeas, tres a cada lado (excesivo).

¿La mesa de la firma? Sencillamente impresentable para una conmemoración que de verdad me ha parecido pobre, poco apasionante, nada solemne y con un cierto “sabor” a caos. Un acto que seguramente hace 60 años hubiera sido bueno, pero más de medio siglo después la Europa moderna, ágil y unida no se ha visto en esta ceremonia. Una pérdida de oportunidad para dar visibilidad a la Europa fuerte y democrática que recoge la declaración.

Comunicación política

En clave de comunicación política, uno puede leer entre líneas la imagen de una Europa ,liderada y manejada por los altos representantes comunitarios (presidencia), frente a unos líderes sentados en la primera fila de público como si fueran meros espectadores. No tuvieron el protagonismo que corresponde a una unión formada por países, aquí representados por sus presidentes y primeros ministros. En detalles protocolarios como éstos, es donde más se está notando la debilidad europea últimamente. ¿No se estará perdiendo ese sentido de la armonía, buen gusto, equilibrio y modernidad a lo que nos venía acertadamente acostumbrado las instituciones comunitarias? Quienes creemos de verdad en una Europa fuerte, unidad y defensora de valores, no nos hemos identificado con el evento y hemos quedado muy defraudados. Esperábamos más y mejor.

Leave a Comment.