El engañoso papel de las primeras damas de la “Primavera Árabe”

Tres preguntas que hace unos días me hicieron en una destacada revista nacional y que traigo a mi blog de forma íntegra porque el tema del papel de determinadas primeras damas mediáticas involucradas en la primavera árabe merece un toque de atención. ¿Han contribuido a la normalización en el trato a la mujer en sus diferentes países? ¿Son meros escaparates de lo que no hay? ¿Se han difuminado esas notables y bellísimas damas de finos modales y elegancia que llevaban una imagen de apertura esperanzadora a occidente? Temas serios. Ahí va la entrevista, en cuyas respuestas conté con la importante colaboración de Gloria Campos, directora general del Instituto Superior de Protocolo y Eventos (ISPE).

bashar-and-asma-al-assad-take-a-walk-in-paris-data Asma al-Asad, esposa del presidente sirio, Bashar al Asad.

 

Asma al-Asad, mujer del presidente Bashar

1.- ¿Cómo es posible que, durante años, algunas de las primeras damas de regímenes como el sirio fueran consideradas por Occidente como signos de apertura? ¿Poner una mujer elegante, esbelta y vestida de alta costura made in Occidente es una medida de propaganda como otra cualquiera para tiranos como Al Asad?

Casi todas las primeras damas de regímenes autoritarios se ha educado en occidente, son universitarias, inteligentes, de familias ricas y bien situadas socialmente, hablan varios idiomas y desde pequeñas han vestido grandes firmas y han convivido con el glamour que éstas les otorga. La mayor parte de ellas han trabajado en empresas desempeñando puestos de dirección antes de contraer matrimonio, y han crecido en ambientes muy cosmopolitas, lo que indudablemente les confiere un perfil occidentalizado muy atractivo, convirtiéndose en la ‘cara amable’ de regímenes opresores y tiranos, aunque no siempre bien vista internamente por la ciudadanía, como ha sucedido en el caso, por ejemplo, de Rania de Jordania.

Todas tienen en común su dedicación a causas caritativas o comprometidas bajo el paraguas de ONGs o de fundaciones internacionales o propias que les permite viajar por el mundo, ser conocidas, moverse en círculos glamurosos, ser invitadas por importantes mandatarios de países democráticos que contribuyen de esta forma a ‘suavizar’ internacionalmente la imagen de sus tiranos esposos.

Comparten también su afición por las más importantes pasarelas de la moda y son embajadoras de las prestigiosas y lujosas firmas de la industria textil, algo muy importante que, igualmente, es común a todas, la fascinación por el dinero y el poder.

Asma al-Asad, mujer del presidente Bashar, hija de diplomática y de un prestigioso cardiólogo, ha trabajado para suavizar la imagen de la familia Asad y siguiendo la estela de otras primeras damas, fundó una organización educativa para jóvenes, participa en la creación del Fondo Sirio para el Desarrollo, con el fin de sostener los proyectos vinculados a la agricultura y a la educación y colaboró con varias ONGs.

Al igual que otras primeras damas de países que han protagonizado la “primavera árabe” sus actividades y cara amable contribuían a distraer la mirada interna y externa de las atrocidades de los regímenes de sus maridos, y no olvidemos que todas han respaldado y siguen haciendolo a sus esposos

reina-rania-salma--644x362Rania de Jordania, esposa del Rey Abdalá II

Rania de Jordania

2.- En el caso de Rania de Jordania: ¿hasta qué punto ha influido la Primavera Árabe en su papel como reina de un país en el que, además de no haber prendido la mecha de la revolución, se refugia por ejemplo una de las hijas de Saddam Hussein?

El caso de Raniade Jordania es muy especial. Es una mujer mejor vista en el ámbito internacional que internamente. Su origen palestino ha provocado y sigue provocando recelos entre la población de la antigua Transjordania. La tensión entre jordanos transjordanos y jordanos palestinos siempre ha estado ahí y no debe olvidarse que la base de apoyo de la monarquía han sido, durante mucho tiempo, las tribus transjornadas, que son el 40% de la población y no confían en la creciente influencia de las familias de Palestina, como la de la Reina, emigradas en las pasadas décadas.

En los albores de la primavera árabe en Jordania, Rania se convirtió en la diana de las críticas de algunos de los grupos opositores, especialmente de diferentes tribus que rechazaron su papel en la monarquía y que han criticado con dureza la opulencia y los gastos de la Reina, acusándola de “construir centros de poder en su interés”. Esto ha ha provocado que desde 2011, Rania de Jordania tenga un papel de más discreto, abandone los colores llamativos en su vestuario, las joyas opulentas y aparezca con un estilismo más sobrio y de colores apagados.

La primavera árabe no ha sido ajena a un país como Jordania y desde luego ha provocado que Rania tenga un perfil más bajo y alejado del glamour y la fama internacional que protagonizaron sus primeros años de reinado. Tal es así que, aunque se la ha visto en conferencias y eventos promovidos por fundaciones y ONGs, ya ni siquiera mantenga su twitter que llegó a alcanzar más de 2 millones de seguidores, ni otras redes sociales. Las secuelas de la primavera árabe y la fortaleza de grupos opositores han cambiado por completo el perfil de esta reina que llegó a ser también icono del glamour y el lujo.

Suzanne Mubarak, Leyla Ben Ali, Sajida Hussein

3.- ¿Cuál de todas -Suzanne Mubarak, Leyla Ben Ali, Sajida Hussein- tuvo una participación más activa en los regímenes dictatoriales de sus maridos?

Todas están caracterizadas por el gusto por el lujo, su ambición y gusto por el poder y por algo muy importante: su desconexión total con su país y con las condiciones de vida de la mayoría de sus ciudadanos. Sin embargo todas, sin excepción, han respaldado y defendido a su marido hasta el final, salvo Leila Trabelsi, que convenció a su marido para que abandonara el gobierno cuando todo se desmoronaba en Túnez.

suzanne-mubarak_14385_7105Suzane Mubarak , esposa de Hosni Mubarak,conocida en su país como la “María Antonieta”, por su aire monárquico

En mi opinión todas son responsables de la dureza despiadada de los regímenes que capitaneaban sus maridos. Suzane Mubarak era detestada por el pueblo egipcio por su afición al lujo y el excesivo poder que tenía y, desde luego, ejercía una gran influencia sobre su marido.

LeylaLeyla Ben Ali, segunda esposa de Zine el Abidin Ben Al, presidente de Túnez de 1987 a 2011, que hubo de exiliarse a Arabia Saudí.

LeylaBen Ali es la única que carece de estudios, ni siquiera completó la educación secundaria, pero siempre destacó por su excesiva codicia. Gracias a ella toda su familia se enriqueció rápidamente, aunque dicen que por apropiarse de fondos públicos que invirtieron en negocios privados. Siempre contó con el apoyo de su marido, Zine el Abidín, sobre el que ejercía una gran influencia.

Sajida

Sajida Talfah, primeras esposa del presidente iraquí Saddan Husseim.

Sajida Talfah no responde al perfil de las primeras damas, su boda fue concertada cuando sólo tenía siete años. Madre de cinco hijos, fue la primera esposa del cruel dictador, Sadam Hussein, que sin divorciarse de ella, volvió a contraer matrimonio tres veces más. Poco se sabe de su vida privada, pero sí que educó al déspota y violento Uday, hijo preferido de Hassan, que desde muy joven mostró una desmedida afición por el lujo y una terrible crueldad que dejó manifiesta con sus asesinatos, violaciones y torturas despiadadas.

Está claro que muchas de las primeras damas no son ‘angelitos’ o seres indefensos e ingenuos que desconocen los que sucede en su país. Son responsables por igual de las atrocidades que han cometido sus maridos.

Leave a Comment.