Eventos sencillos, impactantes y con sentido

La verdad es que a veces el mundo de los eventos es asombroso. La creatividad va ganando cada día más fortaleza para quien quiera dedicarse a este mundo. Quienes llevamos años trabajando en el sector, tanto en Protocolo como en Organización de Eventos, no nos deja de sorprender cómo evoluciona este sector y a qué velocidad. La directora general del Instituto Superior de Protocolo y Eventos, Gloria Campos, me comentaba recientemente que nuestro sentido como profesión comenzará a dar un giro de 180 grados cuando nos demos cuenta que pertenecemos no solo a un sector comunicacional como Protocolo, sino a toda una industria, la Industria de los Eventos que mueve miles de millones de euros al año en nuestro país. Ya sólo el 7 por ciento del PIB nacional proviene del Mercado de Reuniones. “Cuando se entienda que estamos en una industria”, dice Campos, “los profesionales se darán cuenta de que el concepto tradicional de Protocolo se quedará como una pequeñísima herramienta de lo que realmente es en nuestro ámbito de trabajo el presente y el futuro: el evento”. Una reflexión brillante.
Este párrafo me viene a la cabeza, cuando en esta mañana de sábado preparando una clase para el Grado de Protocolo y Organización de Eventos de la Universidad Camilo José Cela, buceaba en el mundo de las agencias buscando un evento que se saliera de lo común, que no fuera solo un motivo para una campaña viral, y en el que se utilizara un hecho o circunstancia propia de cualquier evento. Me habló Gloria Campos de la conmemoración en 2009 de los diez años del canal temático de pago Calle 13. Hizo un evento muy singular con una repercusión espectacular. Dentro de sus acciones “10 años de suspense y acción”, creó “La Cocina de Calle 13”, un evento culinario que durante un mes proponía al espectador un menú creado para la ocasión por el chef Darío Barrio, inspirado obviamente en la filosofía del canal: el suspense, la acción, el miedo, el peligro y la tensión, ingredientes básicos de esta alternativa televisiva. Según sus promotores se quiso componer “un abanico de platos que harán disfrutar de una experiencia más allá de lo televisivo, para disfrutar con los cinco sentidos”.
Así se ofreció un menú compuesto de “Jekyll & Hayde” (Dúo de Cocktails), “Caja Torácica” (chips de yuca con alganorit y tataki de pluma de ibérico),“Fosa Común” (Sardinas marinadas al té Moruno, con arena de especies y germinados) “Autopsia” (merluza cubierta con la calabacín sobre espárrago verde), “Hara Kiri” (Pargo con semillas de sésamo blanco y Gazpacho de pimiento rojo), “Lago Ness” (langostino envuelto de patata y arroz suflado, en salsa de tinta de calamar), “Salto al vacío” (cochinillo confitado a la naranja con polenta), “Onda expansiva” (Mousse de chocolate con miga de Brownie, granillo de Praliné y caramelo de chocolate) y “Ruleta Rusa” (macarrón de frambuesa y chocolate, con corazón de chile).  Este menú se pudo degustar en el Hotel Room Marte Óscar, en la Plaza de Vázquez de Mella en Madrid. Al módico precio de 50 euros se podía hacer la pertinente reserva. Y como todo evento que se precie no podía faltar la frase lapidaria en este caso o impactante:” Ya has sentido la tensión. Ahora vas a probarla”. Espectacular.
 
Lago Ness
album_autopsia_g
Autopsia
 album_caja_g
Caja torácica
 Fosa común
Fosa Común
Onda Expansiva
Se abrió al público nada menos que con un invitado de excepción, el actor Rob Morrow, protagonista de la serie Numb3rs, una de las más destacadas del canal al menos en aquél. La cocina estuvo llena desde el primer día, decorada de acuerdo a la temática, demostrando que “todo aquel que prueba la experiencia Calle 13 quiere repetir”, como se recoge en el video resumen correspondiente extraído de shckchannel:

 El mensaje principal que querían transmitir sus promotores se resume en esta frase: “En estos 10 años se ha convertido en uno de los canales más populares en la televisión temática en España. Pero si hay algo que lo distingue, es su vertiente creativa; tanto en sus campañas de marketing como en sus piezas de autopromoción. Toda esta creatividad ha contribuido a crear uno de los canales más notables del panorama audiovisual, haciendo de Calle 13, el canal español más premiado internacionalmente”. Una acción así mereció este comentario de la web especializada “Vaya tele”: “Muchas veces nos hemos quejado desde estas líneas que las cadenas españolas no llegaban al nivel de promociones de las del otro lado del charco, y aunque en muchas ocasiones es cierto, esta tónica está empezando a cambiar paulatinamente, sobre todo en las cadenas temáticas. La última que ha hecho una promoción original y que merece aparecer aquí es Calle 13”.

Es un claro ejemplo de cómo una buena creatividad es capaz de generar un evento que no solo da prestigio y reputación, además de promoción, sino que encima deja beneficios. Su impacto mediático fue muy alto y las reservas difíciles de conseguir. Constituye también un buen reflejo de cómo puede extraerse un catering corporativo o tematizado, eso que tanto cuesta de entender a muchos sobre cómo convertir la comida o bebida que ofreces a tus invitados o clientes en mensajes subliminales dentro de la campaña de los diez años. Porque la comida, el servicio y los elementos del servicio aportan información y refuerzan el mensaje, al tiempo que se sincroniza la comida con el resto de los sentidos: vista, olor y sonido. Y para vuestra vale un botón, otro caso de impacto, una cena de Navidad para una empresa donde Food & Mambo, convierte una galería de arte en una exposición comestible. Merece la pena verlo:
¿Verdad que todo esto da mucho que pensar sobre lo que los profesionales de protocolo deben de evolucionar? Y es que estamos en la INDUSTRIA DE LOS EVENTOS.  Mucho más que Protocolo.

Leave a Comment.